¿A quiénes afecta la inclusión de Venezuela en el veto migratorio de Trump?
La medida migratoria suspende a partir del el 18 de octubre, la entrada a EEUU de algunos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y sus familiares directos

WASHINGTON.- La Casa Blanca anunció este domingo que Estados Unidos (EEUU) incluirá a tres países más en el controvertido veto migratorio, firmado en marzo por el Presidente Donald Trump, dentro de los cuales se encuentra Venezuela.

El país latinoamericano junto a Corea del Norte y Chad, se unen a la lista integrada por Irán, Libia, Siria, Yemen y Somalia, quienes también están incluidos en las medidas migratorias de Trump.

¿Qué dice la proclama (decreto) presidencial?

El argumento general del veto migratorio es impedir la entrada a EEUU de posibles terroristas u otras personas que puedan poner en riesgo la seguridad del país.

En ese sentido, la Casa Blanca explica a través de un comunicado, que Venezuela fue incluida en la lista de países vetados porque su “gobierno no coopera en verificar si sus ciudadanos representan amenazas de seguridad nacional o de seguridad pública; no comparte adecuadamente información relacionada con la seguridad pública y el terrorismo".

No es la primera vez que el Gobierno de Trump expresa esta idea: el informe anual sobre terrorismo del Departamento de Estado, publicado en julio, ya acusaba a Venezuela de no cooperar "totalmente" en materia antiterrorista.

Hay "informaciones creíbles de que Venezuela mantuvo (en 2016) un marco permisivo que permitió el apoyo a actividades que beneficiaron a conocidos grupos terroristas", indicó el Departamento de Estado citando a las FARC, el ELN, ETA y Hizbolá.

Aseguró además que la seguridad fronteriza en puertos de entrada a ese país es "vulnerable y susceptible de corrupción".

¿A quiénes afecta?

La medida migratoria suspende la entrada a EEUU de algunos funcionarios del régimen venezolano y sus familiares directos.

Específicamente el texto señala a "funcionarios de los organismos gubernamentales de Venezuela que participan en los procedimientos de investigación y selección (para visas)".

Se trata de funcionarios sin identificar del Ministerio del Interior; de Relaciones Exteriores; del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime); del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc); y del Servicio de Inteligencia Nacional (Sebin).

Los ciudadanos venezolanos con visa de entrada a EEUU estarán sujetos a medidas adicionales de control. No obstante, la orden, que entrará en vigor el 18 de octubre, no detalla quiénes son esos ciudadanos ni cuáles esas medidas.

Sanciones anteriores

EEUU ha establecido con aterioridad una serie de sanciones contra funcionarios del régimen venezolano, que incluyen al mismo Maduro.

Dentro de las medidas más resaltantes se encuentran:

  • Se prohiben las negociaciones sobre nuevas emisiones de deuda y de bonos por parte del régimen de Maduro y PDVSA.
  • La negociación de ciertos bonos que estén en manos del sector público venezolano.
  • La inclusión de Maduro, un hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, y siete funcionarios más en la lista negra de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de EEUU.

Adicionalmente, el Gobierno de EEUU congeló los bienes de ocho magistrados del Supremo venezolano y les prohibió la entrada al país, por asumir las funciones de la Asamblea Nacional (AN), por participar en la organización de la Asamblea Constituyente.

¿Sirve sumar a Venezuela para disipar la sospecha de islamofobia?

Funcionarios que han participado en la redacción del nuevo veto migratorio indicaron que la inclusión de Venezuela y de Corea del Norte en él hace que pierda fuerza la acusación de islamofobia que ha acompañado la medida desde su origen.

Desde su aprobación en enero, el veto migratorio sufrió varios reveses judiciales y fue muy contestado con protestas.

La incorporación de Venezuela a la lista "ha sido diseñada para colocar esta política sobre una base legal mejor y mostrar que no es antimusulmana", indica Shifter. "Pero no convencerá a los críticos. Lo verán como un disfraz, como un truco", añade.

"Sigue siendo una prohibición musulmana", asegura la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).