Cubana de Aviación atribuye su desastre (otra vez) al embargo de Estados Unidos. "No hay empresa de suministros aéreos en el mundo que se atreva a comercializar directo con Cuba", argumentó recientemente el director de la compañía.

Mientras lo decía, un Boeing-767 —la gran marca aeronáutica de su enemigo— volaba entre La Habana y Buenos Aires y otros aparatos alquilados de las marcas Embraer (Brasil) y Airbus (Unión Europea) realizaban operaciones de medio y largo recorrido. El embargo norteamericano, según el castrismo, es responsable de todos los males, aunque los hechos apuntan hacia otra parte, según este artículo publicado en DIARIO DE CUBA.

“Si no sale hoy, sale mañana”

Apodada como "La Milagrosa", Cubana de Aviación es la síntesis perfecta de la catástrofe nacional. Haciendo honor a un eslogan popularizado por sus clientes ("Cubana: si no sale hoy, sale mañana"), el pasado 26 de septiembre la empresa envió un email a los pasajeros del vuelo CU-470, previsto entre La Habana y Madrid, indicándoles un cambio de fecha "por razones operacionales".

Aunque no se exponían las "razones", el día antes Raúl Castro había sacado de circulación un avión IL-96-300 para trasladarse a Cartagena de Indias y asistir a la firma del acuerdo entre las FARC y el Gobierno colombiano. El acto político se produjo precisamente el 26.

Casi por las mismas fechas, otro IL-96, matrícula CU-T1717, se quedaba en tierra tras sufrir un incidente de camino a Buenos Aires, según fuentes conocedoras del caso. El aparato, traspasado desde Aeroflot y con 23 años de antigüedad, sufría su segundo percance grave en la misma ruta, solo en el año 2016.

Son cuatro los aviones rusos IL-96 que opera Cubana de Aviación. Sin embargo, el caos está instalado de forma permanente debido a los viajes (oficiales o personales) de Raúl Castro y Nicolás Maduro, y a las habituales averías. "Los aparatos con matrícula CU-T1254 y CU-T1251 tienen problemas en los motores PS90, a pesar de ser prácticamente nuevos", explica a DIARIO DE CUBA Julio Infante, creador de un popular foro de internet sobre la aviación cubana y exempleado de una aerolínea europea.

La joya de la corona

Para viajes internacionales, Raúl Castro utiliza el IL-96-300 con matrícula CU-T1250. Según la revista Airways International, su primera clase solo está disponible cuando vuela el dictador: "Es también la aeronave del jefe de Estado. El extremo delantero de la clase ejecutiva es una zona prohibida. La cabina de mini-business es la única sección vendible de primera clase".

En su configuración original, la "zona de Estado" dispone de 22 butacas de lujo, aunque no se han hallado fotografías ni videos al respecto. Otros 18 asientos sí se ofrecen en vuelos comerciales en categoría business, bajo la denominación de "clase tropical".

El CU-T1250 vuela habitualmente a Madrid (Barajas) y París (Orly), pero el itinerario español es el que sufre con mayor frecuencia los avatares de la agenda bolivariana.

Además de la citada anulación del 26 de septiembre, por el viaje a Colombia, Castro viajó a Santiago de Cuba el 3 de octubre para "supervisar" los preparativos ante la llegada del huracán Matthew.

Aunque el dictador no utiliza habitualmente los IL-96-300 en sus desplazamientos domésticos, Cubana canceló los vuelos a Madrid el 3 y el 7 de octubre. En la primera jornada trasladó a los viajeros a hoteles, bajo la enérgica protesta de un grupo de turistas españoles. El vuelo despegó 30 horas después en un A340 rentado a la empresa española Plus Ultra.

"Castro utiliza otros aviones más pequeños para moverse dentro de la Isla. El problema de los IL-96 es el desastre de la flota", explica Luis Domínguez, investigador cubanoamericano y creador del blog Cuba al Descubierto, donde ha detallado la situación interna de la aviación comercial y militar cubana.

Nicolás Maduro también dispone frecuentemente de las aeronaves comerciales cubanas para sus desplazamientos al extranjero. El más reciente, su gira a Medio Oriente con escala en el Vaticano. No existen datos públicos sobre la naturaleza de la "colaboración" aérea entre ambos regímenes.

Actualmente, la flota de Cubana de Aviación está compuesta por unas 17 aeronaves. Además de los cuatro IL-96, prestan servicio seis AN-158, dos TU-204 y unos pocos ATR. El resto (Airbus 319 y 320, y Boeing 767) son aviones arrendados a empresas europeas.

Los AN-158, adquiridos hace muy poco, constituyen un verdadero dolor de cabeza para las operaciones regulares. Hoy la mitad estaría fuera de circulación por problemas técnicos, según la huella pública de las matrículas.

"Esto no es nuevo. El problema son los aviones, que no sirven", asegura Julio Infante.

Recientemente, Cubana ha mostrado indicios de recuperación en su flota rusa de largo radio. "Enviaron un IL-96 a México para pintarlo, después de mucho tiempo parado. Y están preparando otro, para activarlo también. De esa forma, los cuatro estarían operando nuevamente", explica Infante.

¿Esto significa que los viajes internacionales de Castro y Maduro dejarán de afectar a los vuelos comerciales? Nadie puede asegurarlo.

FUENTE: Sobre un artículo de Michel Suárez / DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas