SAO PAULO.- Miles de propiedades en barrios ricos de Sao Paulo están en manos de poco más de 200 empresas vinculadas a paraísos fiscales, lo que ha despertado la sospecha de que el sector inmobiliario de la mayor ciudad de Brasil puede ser usado para lavar dinero ilícito, según un informe de Transparencia Internacional.

La investigación, divulgada este lunes, precisa que 3.452 inmuebles de alto nivel en la capital paulista, la mayor ciudad de Sudamérica, son propiedad de 236 empresas brasileñas que están vinculadas a sociedades afincadas en una veintena paraísos fiscales.

El valor de esas propiedades alcanza los 2.700 millones de dólares, de las cuales el 62% corresponden a unidades comerciales, seguido de aquellas de naturaleza residencial (29 %).

"La hipótesis o la alerta que barajamos es que eso puede ser una estrategia, una táctica, para lavar dinero, o sea, un recurso ilícito, que puede ser de corrupción, es incorporado y lavado por medio del sector inmobiliario", indica a Efe Fabiano Angélico, consultor de Transparencia Internacional en Brasil.

La organización detectó que esas 236 compañías, a pesar de estar registradas en Brasil, "son controladas" o "la mayoría de su capital" está en manos de empresas 'offshore', es decir, ubicadas en otro país, que suele ser un paraíso fiscal, donde no realizan ninguna actividad económica, apunta Angélico.

Los cinco principales territorios en los cuales están registradas las sociedades 'offshore' que tienen esas propiedades en Sao Paulo son: las Islas Vírgenes Británicas, Uruguay, algunos estados de Estados Unidos, Panamá y Suiza.

"Estas jurisdicciones representan el 87% de las empresas identificadas", apunta el informe titulado "Sao Paulo: ¿la corrupción vive al lado?", basado en datos oficiales.

La denuncia de Transparencia Internacional es precisamente la "falta de transparencia y de calidad de los datos" para identificar a los propietarios finales de esas compañías, por lo que el "potencial para el lavado de dinero es todavía mayor".

Invertir en el sector inmobiliario es una de las vías utilizadas por las redes de corrupción, pues permite convertir en una sola transacción recursos de origen ilícito en "dinero limpio", de acuerdo con Transparencia Internacional.

"Vamos a imaginar a un político corrupto o a un empresario que quiere pagar un soborno. Ahí tiene ese dinero, abre una empresa ficticia en Panamá, por ejemplo. Entonces, él pone ese dinero en esa empresa, esa empresa viene a Brasil y compra un inmueble en la Avenida Paulista", explica Angélico.

En dicha avenida, ubicada en el corazón financiero de la ciudad y sede de bancos, consulados y museos, la investigación encontró 195 propiedades por un valor de cerca de 40 millones de dólares ligadas a "empresas secretas".

El sector inmobiliario, apunta el consultor, es "atractivo para lavar dinero" porque el supuesto corrupto puede poner en circulación "ese dinero sucio" comprando un apartamento de alto nivel a través de "una única operación".

Ese procedimiento, recuerda el informe, fue utilizado por el exdirector del Área Internacional de Petrobras, Nestor Cerveró, detenido en mayo de 2015 por su implicación en el escándalo corrupción destapado en el seno de la petrolera estatal.

El juez federal Sergio Moro, responsable por las investigaciones del caso Petrobras en primera instancia, condenó a Cerveró a cinco años de prisión por comprar con el dinero que recibió en sobornos un apartamento de lujo en Río de Janeiro valorado en unos 2.4 millones de dólares.

Cerveró "utilizó una empresa 'offshore' para ocultar que era el propietario real" de la vivienda, señala el estudio.

El expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, condenado a 15 años y 4 meses de prisión por corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas en el marco del caso Petrobras, utilizó una táctica parecida con inversiones en estructuras 'trust' en Suiza, administradas por terceros y que convertían en viable los fraudes obtenidos en la trama.

No obstante, en Brasil es legal que empresas 'offshore' adquieran propiedades "sin declarar el beneficiario final" debido a "la ausencia de una definición jurídica adecuada" que garantice la identificación de los mismos, apunta el informe.

Transparencia Internacional recomienda elaborar un "registro público de empresas con el nombre de todos los socios" y den a conocer "los detalles de quién controla las empresas hasta llegar a la persona física que es la dueña de facto y el beneficiario final", aunque reitera que no todas las compañías 'offshore' tienen como finalidad el lavado de activos de recursos ilícitos.

En Brasil "las informaciones sobre registros de empresas, sobre sus socios, es muy mala y muy poco transparentes. Hay muchas lagunas y errores y es una cosa que se necesita mejorar", defiende Angélico.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la actuación de las autoridades del sur de Florida en la atención de la emergencia ocasionada por Irma?

Eficiente
Buena
Regular
Pésima
ver resultados

Las Más Leídas