Luis Almagro, secretario general de la OEA, dedicó el Gran Premio Libertad de Prensa que recibió el sábado de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a "los periodistas venezolanos que cumplen a diario con su labor de informar a pesar de la violencia y la arbitrariedad" impuestos por el régimen de Nicolás Maduro.

Durante la segunda jornada de la 73ra. Asamblea General de la SIP, que comenzó el viernes último en Salt Lake City, Utah, el secretario general de la Organización de Estados Americanos avaló el papel de los medios de comunicación y los periodistas venezolanos ante la violencia permanente de una dictadura que criminaliza el disenso, una dictadura que quiere una prensa a su medida y también quiere una oposición a su medida".

Almagro, que fue especialmente crítico con el régimen de Maduro, recordó que los 20 años que celebra la relatoría especial del organismo para la libertad de expresión ha permitido documentar el sistemático ataque y el deterioro de la libertad de expresión en Venezuela.

Embed

"En estos años la relatoría ha sido aliada de los periodistas denunciando cada uno de estos abusos", apuntó, y recordó los incidentes vinculados con la revocación del permiso de transmisión a la televisora venezolana RCTV, en 2016, como el inicio de una etapa que calificó como "el preludio de la destrucción del Estado de derecho que terminó de ejecutar el Gobierno de Nicolás Maduro en estos años.

Preguntado por una periodista de AFP sobre el proceso de elecciones convocado en ese país, dijo que “no tiene ningún sentido ir a un proceso electoral que no tiene garantías, porque no se puede jugar con el voto de la gente”, y remarcó que en Venezuela los comicios “están falseados” y que “el gobierno se burla incluso del resultado”.

Almagro reconoció en su discurso los avances en muchos países de la región en los últimos años, pero alertó de que "en democracia debemos estar atentos a otras formas sutiles o indirectas que los gobiernos, aún los más democráticos, pueden utilizar para interferir con los medios de comunicación. Estas medidas, que a veces son presentadas como bien intencionadas, pero pueden restringir la libertad de expresión y también constituyen amenazas".

Sobre Venezuela y Cuba, el secretario general de la OEA enfatizó que son realidades que "querríamos aislar cada vez más", y los calificó de "casos extremos y patéticos de aislamiento y sofocación y de represión de la libertad de prensa".

Ambos países podrían calificar entre lo que Almagro definió como procesos donde "los excesos que se cometieron en materia de libertad de expresión fueron tolerados por otros gobiernos democráticos, incluso por movimientos sociales históricos. Un error que no se puede volver a cometer".

Criticó la ambición "de algunos líderes de perpetuarse en el poder sin tener consideración por el Estado de derecho y el orden constitucional, y reafirmó que han hecho "un gran daño", al tiempo que reconoció que "la prensa ha tenido un lugar central en denunciar este flagelo".

Almagro se solidarizó con las víctimas de la represión en Venezuela durante las marchas contrarias al régimen de Maduro y ratificó su compromiso con "periodistas que han perdido su libertad o corren el riesgo de perderla" en su intento por difundir la verdad y hacer ejercicio de crítica social.

"Aun así están dispuestos a mantener su independencia", dijo y ratificó su compromiso con "los presos políticos que permanecen en prisión en Venezuela", y con "los periodistas que han sufrido la persecución y el encarcelamiento y todo el escarnio de la dictadura que hoy gobierna la tierra de Simón Bolívar".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas