WASHINGTON.- La administración del presidente Donald Trump, podría sacar tan pronto como la próxima semana, un nuevo paquete de sanciones dirigidas en contra de funcionarios gubernamentales, involucrados en la violación de derechos humanos de los venezolanos, según anticipó Roger Noriega, coordinador del programa de América Latina en el American Enterprise Institute (AEI), de Washington.

A la luz de los acontecimientos políticos en la nación sudamericana, donde el caos y la anarquía parecen ganarle la batalla al Estado de Derecho, sacrificando la supervivencia de la democracia, Noriega sostuvo que la nueva administración en la Casa Blanca conoce bien la realidad venezolana, que delata el grotesco intento gubernamental para permanecer en el poder indefinidamente.

Noriega conoce bien la región, luego de haber estado involucrado en la política latinoamericana desde los años 80, trabajando primero para la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) durante la Administración de Ronald Reagan. Fue también subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental y ex embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos, durante el periodo de George W. Bush.

A propósito de esa experiencia en el organismo multilateral, DIARIO LAS AMÉRICAS, le preguntó su perspectiva sobre la Organización de Estados Americanos y su papel para promover la democracia en la región y su fallido intento en Venezuela.

“Hay que reconocer que la OEA, es una Organización de estados y no de pueblos y que la imposibilidad de lograr un acuerdo para ayudar a Venezuela a recuperar el camino democrático y la estabilidad social, tiene su explicación en una minoría- de países miembros del Caribe- que no solo están influenciados por la ideología, pero también por las redes del narcotráfico, que utilizan el territorio de estas islas para operar”.

“Muchos se están enfocando en la diplomacia petrolera utilizada por Venezuela para presionar a los países del caribe, y yo añadiría que es la diplomacia de la droga, que hace valer sus influencias y poder”- señala Noriega en clara alusión a las acusaciones de presunta complicidad de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro con los carteles de la droga colombianos.

Estas aseveraciones se sustentan también en un reporte presentado recientemente por el AEI, con la colaboración de Noriega que lleva el título “Los capos de la droga y la corrupción: la delincuencia transnacional organizada en Las Américas”.

La investigación señala que la delincuencia transnacional organizada, es el corazón de casi todas las grandes amenazas que enfrenta la región, porque estas organizaciones degradan sistemáticamente las instituciones democráticas y el estado de derecho, dificultando el crecimiento económico y sofocando el comercio y la inversión legítima.

El estudio le dedica un capítulo a Venezuela, a la que califica como un estado destruido por la corrupción y el crimen.

“El Estado venezolano está permeado por la actividad criminal transnacional organizada. Miembros del gobierno nacional manejan y apoyan directamente el narcotráfico, el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo, el apoyo a los movimientos guerrilleros y la corrupción internacional. En muchos casos, son los propios funcionarios e instituciones -que en otros países normalmente se encargarían de vigilar y reprimir estas actividades- quienes están directamente involucrados para cometer o fomentar estos crímenes. Algunos han llamado a Venezuela un narcoestado, el apodo destaca sólo un aspecto de una empresa criminal más amplia. En la Venezuela de hoy, ninguna fuerza interna, es capaz de hacerle frente a una criminalidad que se ha perpetuado, haciendo imprescindibles urgentes medidas internacionales de vigilancia y ejecución”.

“La propagación de la corrupción y la criminalidad en el gobierno se han acentuado por la falta de división de los poderes, la politización de los militares y del Poder Judicial, la falta de transparencia y rendición de cuentas en la gestión pública, que comenzó bajo el ex presidente Hugo Chávez, ha continuado bajo el actual presidente Nicolás Maduro”.

El estudio señala que la amenaza en general, requiere de atención e inversión por parte de los responsables políticos, a fin de combatir eficazmente las redes del tráfico ilícito de drogas, castigar a los funcionarios corruptos del gobierno, las actividades violentas de las pandillas y la creciente presencia de actores extra-regionales hostiles como Irán y su representante Hezbolah .

En sus conclusiones, el trabajo recomienda al gobierno estadounidense comprometerse con los aliados regionales, para establecer una coalición hemisférica en contra de la delincuencia organizada transnacional y sugiere a la administración Trump liderar el camino mediante la aplicación de políticas asimétricas, tales como sanciones específicas, al tiempo que se trabaja para mejorar las capacidades de vigilancia, promover el desarrollo económico y desarrollar marcos legales antiterroristas en los estados vecinos.

“Nuestro informe, es un esfuerzo por ilustrar a la comunidad interamericana y al mundo, que nuestros enemigos están bien organizados y tienen muchos recursos para asegurarse la influencia necesaria, por eso hay que enfrentarlos de igual manera, con la colaboración de todos los países y sin perder más tiempo”- recalcó Noriega.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas