CARACAS.- El Parlamento venezolano suspendió la sesión que tenía prevista este martes debido a que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) impidió la entrada de los medios de comunicación a la sede del Legislativo, en el oeste de Caracas, lo que diputados opositores tildaron de acto de censura.

"Informo que la GNB no dejó entrar hoy a ningún medio de comunicación a la @AsambleaVE, razón por la cual fue suspendida la sesión", escribió en su cuenta de Twitter el secretario de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), José Ignacio Guédez, quien añadió: "No vamos a hacer una sesión a puerta cerrada por capricho de los esbirros de la dictadura".

Este incidente en el Parlamento, de mayoría opositora, se produce días después de que grupos de simpatizantes chavistas armados irrumpieran en el Parlamento y agredieran a varios diputados opositores, que acusaron a la GNB de haber permitido el ingreso de los violentos.

"La Junta Directiva informa que la sesión de hoy queda suspendida por las restricciones que GNB impuso al mando del coronel Lugo a periodistas. ¿Qué oculta la GNB, impidiendo el acceso al Palacio a los medios?", publicó en su cuenta oficial de la red social el Parlamento.

Varios diputados opositores confirmaron lo ocurrido y recriminaron la actitud de la Guardia al coronel Bladimir Lugo, encargado de la seguridad del Parlamento y que fue imputado este lunes por la Fiscalía por "violación de derechos humanos", días después la entrada de grupos violentos al Parlamento.

Minutos antes, la también diputada antichavista Delsa Solórzano había relatado cómo los propios parlamentarios lograron entrar al recinto "con dificultades" y entre "gritos, insultos" y objetos que le lanzaba un grupo de chavistas concentrados en el exterior.

El Parlamento tenía prevista una sesión "en defensa de la inviolabilidad" de la sede del legislativo y un debate sobre "la inconstitucional pretensión" del presidente Nicolás Maduro de remover a la fiscal general, Luisa Ortega, de su cargo y la potestad del Legislativo "para defender la institucionalidad" de la Fiscalía.

El Parlamento aprobó la semana pasada la realización de una consulta no vinculante el próximo domingo, en la que preguntará a los ciudadanos si rechazan o aprueban la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) impulsada por Maduro para elaborar una nueva Carta Magna.

Esta iniciativa es vista por la oposición como un intento del presidente de "consolidar la dictadura".

La convocatoria a la consulta fue aprobada por el Legislativo minutos después del asalto a la sede del Parlamento del grupo de chavistas, un ataque que según los líderes de la oposición fue responsabilidad de Maduro.

El Gobierno -que no reconoce la legitimidad de esta consulta opositora- ha llamado a los venezolanos a las urnas el próximo 30 de julio para elegir a quienes deben redactar la nueva Constitución.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario