LA HABANA.- Las calles de La Habana muestran una absoluta normalidad pocas horas después de que se conociera la muerte del expresidente y líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien falleció este viernes en esa ciudad a los 90 años.

Como es habitual durante la noche de los viernes y los fines de semana, el emblemático malecón habanero es punto de reunión de cubanos que acuden a charlar con amigos y familiares junto al mar, a escuchar música o a pasear, y en el lugar, según comprobó Efe, todavía casi nadie parece conocer la noticia.

La alocución televisiva del presidente cubano, Raúl Castro, informando sobre la muerte de su hermano Fidel tuvo lugar al filo de la media noche, una hora a la que muchos cubanos ya se han ido a dormir.

Además, la intervención del mandatario en el canal estatal se produjo sin aviso previo que pusiera en guardia a la audiencia, a diferencia de lo que ocurrió en otras ocasiones relevantes como el anuncio de la normalización de relaciones diplomáticas con Estados Unidos el 17 de diciembre de 2014.

Tampoco los turistas que pasean por La Habana dieron muestras de conocer la noticia, e incluso algunos jóvenes cubanos que se encontraban en la calle, a preguntas de Efe, la acogieron con incredulidad y después la descartaron pensando que se trataba de una broma.

La circulación en la ciudad se desarrolla asimismo con fluidez y sin cortes.

Igual panorama se observa en la icónica Plaza de la Revolución, aunque este enclave se encuentra cerrado con motivo de los ensayos para el desfile militar programado para el próximo 2 de diciembre con motivo del 60 aniversario del desembarco del buque Granma que dio inicio a la Revolución cubana.

Al margen de la alocución de Raúl Castro, que se ha repetido en al menos dos ocasiones, la televisión estatal mantiene su programación prevista y no ha dado paso a ninguna otra emisión especial.

"Lo vamos a llorar 100 años"

Era casi medianoche cuando en una discoteca del Malecón de La Habana, cerca de la calle de La Rampa, la música se detuvo para dar la noticia: Fidel Castro había muerto.

Lentamente, en la noche cubana, se empezaron a mezclar la sorpresa -o la indiferencia- de los más jóvenes con la conmoción de los adultos ante el fallecimiento del líder histórico cubano, a los 90 años.

Digna Maritza, una trabajadora administrativa de hospital de 55 años, esperaba en un café cerca de la tradicional cafetería Coppelia que la televisión oficial repitiera la noticia. No había podido escuchar el anuncio en directo y estaba sacudida: "Lo vamos a llorar 100 años".

"Para mí Fidel significa todo, hizo una revolución para los pobres, por él los pobres tenemos todo", se lamentaba, junto a su amiga Marvelys, de 42. "Todo lo que tengo se lo debo a él".

La noticia, que había circulado varias veces antes como rumor, esta vez fue confirmada por el presidente Raúl Castro, hermano de Fidel.

"Querido pueblo de Cuba: Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo y a los amigos de América y del mundo, que hoy 25 de noviembre, a las 10:29 horas de la noche falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz", dijo en un mensaje televisado.

Castro condujo los destinos de Cuba desde el triunfo de la revolución sobre el dictador Fulgencio Batista en 1959 hasta su alejamiento del poder en 2006 por razones de salud. En la isla es habitual que la gente se entere de las noticias muy a cuentagotas, por radio y televisión. Incluso esta vez así ocurrió.

Por el Vedado, bajando hacia el Malecón, entre el bullicio de las discotecas gays, no todos se dolían como Maritza. "Qué bueno que se murió, ahora sólo falta el hermano. Necesitamos trabajo, yo vivo de la prostitución", dijo a dpa Jorge González, un muchacho gay de 22 años que trabaja también de peluquero pero con un sueldo que no le alcanza.

Muchos jóvenes en la calle, apenas enterándose de la noticia, reaccionaban atónitos, sin saber qué decir o limitándose a un "no lo puedo creer".

Los restos de Fidel Castro serán cremados como fue su voluntad. Su hermano dijo que una comisión especial organizará los funerales y un homenaje póstumo. Desde distintos rincones del mundo empezaron a llegar los mensajes de condolecias.

Fidel Castro acababa de cumplir 90 años el 13 de agosto. Ese día se le vio por última vez en público en una gala cultural que se hizo para homenajearlo en el teatro Karl Marx de La Habana.

Apenas en abril, él mismo había adelantado que el final estaba cerca. Asistió al Congreso del Partido Comunista de Cuba y en un mensaje que sonó a despedida afirmó: "Tal vez sea de las últimas veces que hable en esta sala". Con voz cansada pero firme, pragmático, Fidel Casatro afirmó: "A todos nos llegará nuestro turno".

FUENTE: EFE/dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas