Cámara de Comercio de EEUU prepara viaje a Cuba

La delegación, que espera arribar a La Habana este mes, se reunirá con altas figuras del Gobierno cubano, incluyendo al canciller Bruno Rodríguez

  •                              

Thomas J. Donohue, presidente la Cámara de Comercio y es un firme partidario de levantar el embargo a Cuba. (EFE)

MIAMI.- WILFREDO CANCIO ISLA/DLA
wcancio@diariolasamericas.com
@wcancioisla

La Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC), uno de los más poderosos grupos de influencia política de la nación, realizará un viaje de alto nivel este mes a Cuba para explorar las transformaciones económicas emprendidas por el Gobierno de Raúl Castro.

Dos miembros de la USCC vinculados al llamado Grupo de Trabajo de Cuba confirmaron a DIARIO LAS AMÉRICAS que el viaje se realizará en mayo y que la delegación estará presidida por Thomas J. Donohue, presidente de la organización y un firme partidario de levantar el embargo estadounidense a la isla.

“La Cámara de Comercio está preparando este viaje con mucho interés en un momento particularmente interesante en el panorama económico y de inversiones en Cuba”, dijo un empresario que pidió no ser identificado. “Creo que es algo que va a tener mucha repercusión en Washington”.

La fuente dijo que además de Donohue la delegación estaría conformada por dos pesos pesados del mundo empresarial estadounidense: Steve Van Andel, director de la junta directiva del conglomerado Amway y actual vicepresidente de la USCC, y Patricia A. Woertz, presidenta del emporio de productos agrícolas Archer Daniel Midland (ADM).

Contactado por DIARIO LAS AMÉRICAS, Tyler Hernández, director de comunicaciones de la USCC, declinó dar detalles sobre la fecha exacta de realización de la visita.

El momento del viaje de la USCC no puede ser más crucial para la economía cubana de cara una posible ampliación de lazos comerciales con Estados Unidos. El Gobierno cubano ha puesto en marcha la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) y está en vísperas de hacerse efectiva la Ley de la Inversión Extranjera, que entra en vigor en junio.

Según las fuentes, los visitantes tienen previstas reuniones con el canciller Bruno Rodríguez, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, además de realizar un recorrido por la zona del Mariel.

El viaje a La Habana tiene como contexto un evento organizado por el Grupo de Trabajo de Cuba de la USCC en Washington.

El próximo 20 de mayo, Día de la Independencia de Cuba, habrá una presentación especial en la sede de la institución por parte de Ricardo Zúñiga, asistente especial del presidente Barack Obama para Asuntos Hemisféricos en el Consejo de Seguridad Nacional. Un día después, en el mismo escenario, está invitado a hablar José Ramón Cabañas, jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

Será la primera visita de los máximos ejecutivos de la USCC en más de una década. En julio de 1999, durante una estancia de tres días en La Habana, Donohue se entrevistó con ministros cubanos y con el entonces gobernante Fidel Castro.

En esa ocasión, Donohue conversó con representantes del reducido sector de cuentapropistas cubanos y pronosticó que quedaba un largo trecho por recorrer para fortalecer la empresa privada en la isla.

"Sospecho que esto va a ser más un maratón que una carrera de distancia corta", indicó Dohonue a los periodistas antes de partir de La Habana.

Y el tiempo le dio la razón. No fue hasta octubre del 2010 que el Gobierno cubano autorizó mayores opciones para el trabajo privado y tres años después amplió los oficios por cuenta propia a 201. En la actualidad la cifra de cuentapropistas asciende a más de 455.000 personas.

No es casual que quienes acompañarán a Donohue representen corporaciones vinculadas a dos pilares de las reformas catapultadas por Raúl Castro: el sector cuentapropista y la producción agrícola.

Cuba se ha visto obligada a apostar por la reducción de las plantillas estatales en casi un millón de trabajadores y abogar por un incremento de la producción agropecuaria para aliviar el impacto de las compras de alimentos en el exterior, que ascienden a más de 2.000 millones de dólares anuales.

Sin embargo, las ventas de productos agrícolas de Estados Unidos a Cuba continuaron en picada durante el 2013 y apenas alcanzaron los 348.7 millones de dólares, la cifra más baja de los últimos siete años en la limitada relación comercial bilateral.

Donohue es un ferviente partidario de cambiar radicalmente el mapa de las relaciones entre Washington y La Habana mediante el levantamiento de las restricciones de los viajes de estadounidenses y del embargo a la isla.

“En beneficio de los dos países, es hora de voltear la página… El embargo ha fracasado y estamos tiempo de cambio”, manifestó el empresario durante una audiencia ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes en 2009.

La USCC representa los intereses de más de 300.000 negocios como socios directos, y de unos tres millones de empresas a través de sus afiliados en cámaras estatales y locales. Es el principal bastión de lobby en el Congreso, con un presupuesto anual de 136 millones de dólares, superior al de todos los demás grupos de cabildeo en Washington.