@puzkas

CARACAS.- La denuncia de Smartmatic sobre la manipulación de los resultados en la votación de la Asamblea Nacional Constituyente ratifica los argumentos técnicos en contra del proceso que analistas y observadores electorales han realizado en los últimos dos meses.

Smartmatic ha proporcionado la plataforma tecnológica de votación y servicios para las elecciones de Venezuela desde el año 2004. La denuncia presentada por Antonio Mugica, CEO de la compañía, demuestra que la manipulación de las cifras de participación se generó en al menos tres niveles.

Para alcanzar la cifra de 8 millones que supuestamente votaron para avalar y elegir a los delegados de la Asamblea Nacional Constituyente convergieron tres factores o etapas de manipulación.

  1. Tibisay Lucena agregó "al menos" un millón de votos al resultado totalizado por el sistema en la noche del domingo 30 de julio. Este resultado fue avalado además por las rectoras Sandra Oblitas, Tania D'Amelio y Socorro Hernández.

  2. Al nuclear a los electores en un poco más de las mesas de votación que tradicionalmente se usan en el país y minimizar los controles de seguridad para la identificación de los votantes en el reporte de totalización (manipulado por Lucena) se pudieron sumar votos que sirven para abultar la cifra de participación. Determinar la magnitud de esta manipulación requiere de una auditoría posterior.

  3. La coerción y amenazas contra los empelados públicos y los 14 millones de personas que fueron censadas por el carnet de la patria. Determinar la magnitud de esta práctica resulta muy complejo, aunque el reporte de votos en blanco (nulos) que se generaron el 30 de julio pudiese servir para evaluar una parte de esta estrategia.

Según la declaración del CEO de Smartmatic, Antonio Mugica, “el sistema automatizado utilizado en Venezuela está diseñado para que, en caso de manipulación, su detección sea inmediata y muy fácil de identificar. Dicha detección se logra gracias a los mecanismos de auditorías intrínsecos al sistema, que son imposibles de eludir (…) Gracias a la existencia de este robusto sistema automatizado de votación es que podemos saber, sin lugar a dudas, que en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación”.

Los reportes de la Sala de totalización del CNE para el primer boletín indican que la cifra de participación totalizada oscilaba entre 6.750.000 electores y 6.900.00 electores. Sobre esta cifra Lucena agregó más de un millón de votos para poder decir que la participación fue superior a los 8,1 millones de personas.

Técnicos de la Junta Nacional Electoral consultados sostienen que la tardanza para publicar el detalle de los resultados obedece a la necesidad de aplicar ingeniería contable que permitiese cuadrar desde las mesas de votación el resultado anunciado. Al momento de escribirse este texto el CNE solo ha mostrado los resultados por municipio, sin disgregarlo (como tradicionalmente lo hace) por centro de votación y mesas de votación. En el reporte de resultados del CNE tampoco se indica la participación, ni la abstención y mucho menos la cantidad de votos nulos detectados.

En la declaración de Mugica se indica que el sistema automatizado de Smartmatic “está diseñado para evidenciar cualquier manipulación, pero deben existir personas observando el sistema y esperando por esas evidencias: los auditores. En esta elección no hubo auditores de la oposición porque ésta no participó”.

No obstante, recordó que “las actas impresas del escrutinio de todas las mesas de votación están en manos de los testigos de los grupos políticos. Cuando el ente electoral publica en su página web los resultados, mesa por mesa, es muy fácil la comparación de todas estas actas impresas contra los resultados publicados por el organismo electoral. Además, la suma de todas las actas, es decir, la totalización, debe coincidir con los resultados que publica el Consejo Nacional Electoral. Este es un mecanismo que permite descartar cualquier tipo de manipulación en la transmisión, totalización y publicación de resultados. Esto se ha hecho en todas las elecciones venezolanas desde 2004 hasta 2015, pero no se hizo para esta elección del pasado domingo”

Sobre la cifra totalizada de 6.750.000 electores, existieron dos fases de manipulación, mucho más complejas de detectar y demostrar. En esta cifra se incluye un número indeterminado de voto doble y usurpación de identidad.

Además se desconoce la magnitud del voto nulo que puede atribuirse a una parte de los electores que fueron obligados a participar.

Técnicos del CNE consultados sostienen que existen dos vías para determinar la magnitud del voto múltiple y de la usurpación de identidad en el boletín de totalización. En este sentido recomiendan realizar una auditoría de duplicidad de huellas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario