Denuncian que Frente Sandinista ejecuta nuevo fraude electoral en Nicaragua
Como viene ocurriendo en Nicaragua desde el año 2008, estas elecciones fueron dominadas por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que controla la estructura electoral de todos los centros de votación

Especial

SAN JOSÉ.- Nicaragua terminaba este domingo un proceso electoral marcado por el abstencionismo y las irregularidades de un proceso que de antemano había sido calificado de fraudulento por opositores.

Cerca de 4 millones de nicaragüenses estaban habilitados para votar en más de 13,000 Juntas Receptoras de Votos (JRV) en todo el país, para elegir alcaldes, vicealcaldes y concejales de 153 municipios.

Como viene ocurriendo en Nicaragua desde el año 2008, estas elecciones fueron dominadas por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que controla la estructura electoral de todos los centros de votación.

El enorme abstencionismo quedó plasmado en el vacío generalizado que se observó en las JRV a nivel nacional, panorama que llamó la atención del mandatario Daniel Ortega, quien atribuyó el abstencionismo al llamado a no votar de parte de movimientos políticos opositores.

No obstante, los continuos fraudes en las últimas 5 elecciones denunciadas por la oposición, han desmotivado al nicaragüense para acudir en cantidades menores a las urnas.

Las anomalías denunciadas en redes sociales van desde el llamado ratón loco, que es la manipulación del padrón electoral para trasladar a una JRV que no le corresponde al votante, para impedirle prácticamente el sufragio, hasta el traslado de militares y policías a votar a municipios donde el FSLN corría el riesgo de no conseguir los votos requeridos.

Así mismo, los propios ciudadanos reportaron a personas fallecidas inscritas en el patrón electoral y la exclusión de electores que en teoría eran opositores, así como el traslado de votantes de otros municipios.

Consorcio Panorama Electoral lamentó la negativa del Consejo Supremo Electoral de permitir una verdadera observación nacional e internacional, no sólo negando acreditación a organismos independientes con éste, sino con el nulo acceso a las JRV.

No obstante, casi la totalidad de los 224 observadores independientes de este organismo, recabaron 49 incidentes durante la mañana de la jornada electoral, como amenazas de simpatizantes del partido de gobierno a votantes, militares votando y otros.

Al filo de las 6 de la tarde las JRV se disponían a cerrar. La principal expectativa de los nicaragüenses radica en la cifra de alcaldías que puede adjudicarse el FSLN, que desde las elecciones municipales de 2012, también calificadas de fraudulenta por opositores, conserva 134 de ellas.