SAN JOSÉ. - El incremento de la violencia callejera en Costa Rica, un país centroamericano caracterizado por su sólida democracia y apacibilidad, amenaza la tranquilidad de la pequeña nación que abolió su ejército hace 68 años.

El flagelo de la violencia, que se ha fortalecido con la penetración del narcotráfico y del crimen organizado, mantiene en vilo a las autoridades y cuerpos policiales.

Este año hubo un registro récord en los homicidios, al menos 513 hasta el fin de semana pasado.

"Ha sido un año bastante duro. Se han presentado circunstancias que nunca antes se habían dado en el país, con cifras históricas en cuanto a homicidios", advirtió el lunes el ministro de Seguridad Pública Gustavo Mata, en una entrevista concedida a un diario local.

Entre las causas del incremento de la violencia, Mata mencionó la penetración del narcotráfico, que desde hace años viene utilizando al país como puesto de almacenamiento y trasiego de drogas desde Sudamérica hacia Estados Unidos y Europa.

Sólo este año los aparatos antidrogas desmantelaron unas 37 bandas involucradas en el tráfico internacional de drogas e incautaron más de 16 toneladas de cocaína.

"Hasta hace pocos años, la mayoría de los homicidios eran por asaltos, pero hoy principalmente son producto de la lucha entre grupos criminales", advirtió Mata.

Según cifras policiales, al menos la mitad de los crímenes registrados en el presente año estuvieron relacionados con drogas.

"El futuro no lo veo muy prometedor, lo veo igual de oscuro", aunque no significa que "estemos perdiendo la batalla", comentó el ministro, quien abogó porque se dote de más recursos y aparato logístico a la policía, por cuanto Costa Rica no tiene ejército desde que fue abolido en 1948.

La tasa de homicidios ha ido creciendo en los últimos años. Una década atrás era de 6,7 por cada 100.000 habitantes. En 2013 era de 8,7 muertes por cada 100.000 habitantes, en 2014 subió a diez por ciento, registro que se mantiene en los últimos dos años.

La guerra entre bandas de narcotraficantes por el control de territorios ha ensangrentado comunidades y barriadas, incluso en la misma capital San José.

De esta forma, las noticias sobre crímenes por sicariato ya se volvieron comunes desde hace varios años.

"Suena feo decirlo, pero estamos llegando a una decadencia social; aquellos valores que teníamos antes se han ido perdiendo", advirtió el ministro Mata.

El embate del narcotráfico en Costa Rica y en el resto de la región centroamericana también viene siendo denunciada en reiteradas ocasiones por el fiscal general de la República, Jorge Chavarría, quien ha advertido que la región podría estar a punto de perder la guerra contra ese flagelo.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas