SAN JOSÉ.- Tres nicaragüenses que integraban una banda local de tráfico de personas con conexiones internacionales serán enjuiciados por un juzgado de Managua, capital de Nicaragua, señalados de cobrar entre 200 y 300 dólares para permitirles a cubanos que llevan rumbo a EEUU, atravesar por ese territorio.

Los acusados, Elio Antonio Medina Gutiérrez, Danilo Agustín Reyes Araica, Nelson José Pérez Selva, así como el prófugo José Manuel Santamaría Aburto, forman parte del grupo criminal, según la fiscalía de Nicaragua.

Los tres primeros fueron detenidos el pasado 13 de noviembre en el kilómetro 12 y medio Carretera Sur, en las afueras de Managua, mientras albergaban a cuatro cubanos indocumentados en el Barrio Los Rugamas, quienes luego serían trasladados a El Guasuale, frontera nicaragüense con Honduras.

Según la fiscalía, desde el pasado 28 de octubre, la Policía Nacional le daba seguimiento a este grupo dedicado al tráfico de migrantes, principalmente procedentes de Cuba, a quienes cruzaban por puntos ciegos a pie desde Costa Rica, por la frontera de Peñas Blancas, después los trasladaban a Managua; posteriormente eran llevados en camionetas hasta Chinandega y por último a El Guasaule.

La juez del noveno distrito penal de audiencia de Managua, Indiana Gallardo, les impuso 15 días de prisión preventiva a Medina Gutiérrez, Reyes Araica y Pérez Selva; y les informó a los acusados que la audiencia inicial de juicio será el próximo 6 de diciembre.

“El día de la captura, los cuatro cubanos de nombre Héctor Pedraja, Juan Carlos González del Sol, Junier González y Oscar Rosell Mora le entregaron 1,320 dólares al acusado Elio por el traslado hasta Chinandega, sector de El Guasaule, facilitando la salida por puntos ilegales hacia Honduras”, dijo la fiscal Blanca Calero, durante la audiencia preliminar.

Las abogadas defensoras alegaron que los imputados fueron presentados ante la autoridad judicial con el término de las 48 horas vencido, pero la judicial rechazó ese argumento señalando que la acusación fue presentada en el plazo que la ley establece al igual que la audiencia preliminar, que se celebró en tiempo y forma.

Gallardo ordenó levantar el sigilo bancario para los tres acusados, con el fin de revisar transferencias de remesas que los familiares de los cubanos hacían desde Estados Unidos para pagarle a la banda en Nicaragua.

La juez considera el caso como grave, dado que “porque se puso en riesgo la seguridad del país y la vida de los migrantes ilegales”.

Según el Ministerio Público, el acusado José Manuel Santamaría Aburto, quien está prófugo, es quien traslada a los migrantes irregulares desde Rivas hasta Managua y les facilita albergue en la comunidad Los Rugama en la entrada de Serranias sobre carretera sur.

Luego los acusados Elio Mena, Nelson Pérez y Danilo Reyes los llegaban a retirar al cuarto donde alquilan para albergar y los trasladan a Chinandega.

Desde hace un año, cuando Nicaragua cerró las fronteras a la migración irregular, cubanos, haitianos, africanos y asiáticos tienen problemas para cruzar de Costa Rica hacia Honduras, en su ruta hacia Norteamérica.

FUENTE: Especial

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas