VENEZUELA.- Brasil va a las urnas el domingo con creciente tensión entre los contrincantes.

Edgar C. Otálvora

Analista

@ecotalvora

La noche del jueves 23OCT14, diversos medios de prensa y en mentideros políticos se analizaba el eventual proceso de destitución (impeachment) que sería procurado contra Rousseff en caso resulte reelecta. La revista Veja en su edición del 24OCT14, distribuida la noche antes, filtró declaraciones ofrecidas a funcionarios judiciales por el cambista Alberto Youssef, acusado y preso por lavado de dinero procedente de corrupción en Petrobras. Según Youssef el para entonces presidente Lula da Silva y su ministra y Presidente de Petrobras Rousseff  conocían el esquema para financiar a su partido desde la petrolera. En un esfuerzo desesperado, Rousseff pidió al Tribunal Supremo Electoral ordenar a Veja suspender la circulación de la edición y borrar el contenido de Internet. La solicitud no prosperó. La portada de Veja se convirtió en un duro golpe contra Rousseff a pocas horas de las votaciones.

*****

Tres horas de tensión se vivirán en Brasil la noche del domingo. Los resultados de la segunda vuelta presidencial brasileña no serán tan expeditos como en la primera cuando poco después de cerradas las mesas ya se conocía un alto porcentaje de los votos. Para la segunda vuelta, la difusión de los resultados por parte de Tribunal Nacional Electoral sólo ocurrirá ya entrada la noche del 26OCT14 sobre las 20 horas (hora de Brasilia), pese a que las autoridades electorales probablemente conocerán el nombre del triunfador una hora antes. La entrada en vigor del horario de verano en Brasil hace que las mesas electorales en el estado Acre, en la frontera con Bolivia, permanezcan abiertas mientras ya habrán cerrado en las principales capitales del país. En espera del fin del proceso  en esa región amazónica que sólo reúne el 0,35% del electorado, se producirá una tensa y larga espera, en la cual los medios no podrán divulgar resultados de encuestas a boca de urna o proyecciones. Esta tardanza en los resultados aumenta la adrenalina en un proceso electoral que ha bordeado de cerca la violencia política. 

*****

La variable temida por ambos comandos de campaña en Brasil es la inestabilidad de una importante faja de electores cuyas preferencias se han modificado día a día. En mitad de la corta campaña de tres semanas, Aécio Neves y Dilma Rousseff aparecían con “empate técnico” en las encuestas públicas, aunque en los “tracking” filtrados por cada comando electoral se mostraban ventajas para su respectivo candidato. Encuestas publicadas el 23 y 24OCT14 mostraban un virtual empate entre Rousseff y Neves. Datafolha (del grupo editorial Folha de São  Paulo), Ibope (pagada por la red Tv Globo y el diario Estado de São Paulo) y el Instituto  Sensus (para la revista Istoé) otorgaban, en promedio, 50,8% a Rousseff y 49,2% a Neves del total de votos válidos. La aparición de la excandidata Marina Silva la noche del 22OCT14 en el programa electoral televisado de Neves, buscaba arrimar el voto de opinión probablemente indeciso. Cifras conocidas por este Informe indican que Neves se ha fortalecido en São Paulo, Minas Gerais, Santa Catarina, Paraná y en Pernambuco. Esos estados, junto a Río de Janeiro, son las zonas de mayor tensión y donde se juega la suerte de Brasil.   

*****

Este Informe advirtió el 18OCT14 que el PT se disponía jugar a la guerra sucia contra Neves con señalamientos de misoginia y supuesta actitud violenta contra mujeres. El PT se disponía desacreditar a Neves para compensar las acusaciones de corrupción en Petrobras que impactan directamente en el PT. El 16OCT14 tuvo lugar en los estudios de la red SBT el segundo de cuatro debates televisados entre Rousseff y Neves. Tal como lo exigiera el comando de campaña de Rousseff para los cuatro debates, el esquema sería de preguntas directas entre los candidatos sin intervención de periodistas. El debate en la SBT fue particularmente virulento con acusaciones sobre corrupción. Al terminar el evento, Rousseff pareció desvanecerse al ser entrevistada en vivo lo que sirvió de detonante para una intensa campaña de desprestigio contra Neves. Lula personalmente marcó la pauta para la guerra sucia en mítines, propaganda en los medios y en las redes sociales de Internet. Alcohólico, drogadicto, “hijo de papá”, agresor de mujeres, irrespetuoso con la presidente y nazi, fueron parte de los calificativos lanzados por Lula contra el candidato opositor.

 A la vez, una campaña definida como “de terror” fue desarrollada por el oficialismo, orientada hacia empleados públicos y a la inmensa cantidad de beneficiarios de transferencias y ayudas del gobierno. El PT acusaba a Neves de pretender privatizar la banca pública y poner fin a los programas sociales. Desde diversas ciudades interioranas se reportó el cierre de bancos estatales y oficinas públicas federales durante el horario de atención al público, con el propósito de forzar la asistencia de funcionarios a actos proselitistas del PT.

 

Deja tu comentario