CURITIVA.- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva declaró este miércoles durante unas cinco horas en su primera comparencia para responder por cargos de corrupción ante el principal juez de la megacausa "Lava Jato", Sérgio Moro.

Lula dejó el tribunal ubicado en Curitiba, en el sur del país, poco después de las siete de la noche, hora local, en medio de un fuerte despliegue policial. El interrogatorio del expresidente había empezado poco después de las dos de la tarde.

El cara a cara entre el carismático Lula y el juez Moro, convertido desde hace meses en el emblema de la lucha anticorrupción en Brasil, electrizó este miécoles al país. Pese a las acusaciones de corrupción, Lula aspira a volver a ser electo presidente en 2018 y una sentencia podría inhabilitarlo o incluso condenarlo a prisión.

El expresidente (2003-2010) afronta cinco juicios vinculados con "Lava Jato", una investigación sobre una trama corrupta en la petrolera estatal Petrobras que ha puesto en jaque a gran parte de la clase política brasileña desde hace más de tres años.

En Curitiba, Lula debe responder por acusaciones de que aceptó sobornos de la empresa OAS, a través de la reforma de un apartamento en Guarujá en la costa del estado de Sao Paulo, a cambio de un trato de favor para la compañía en sus negociaciones con Petrobras.

No se esperaban consecuencias inmediatas para ese proceso de la primera declaración de Moro en Curitiba.

Miles de simpatizantes y miembros de movimientos de izquierda cercanos al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula viajaron desde otras regiones a Curitiba para mostrar en las calles su apoyo al exmandatario, muy popular aún entre las clases más pobres.

El propio Lula se bajó un momento del automóvil con el que llegó al tribunal para abrazar a varios seguidores. Cientos de manifestantes se agolparon en el Centro Cívico de la ciudad, el barrio administrativo, en actos de apoyo al exlíder metalúrgico. También su sucesora en la presidencia, Dilma Rousseff, viajó a la capital del estado de Paraná para manifestarle su respaldo.

En algunas zonas de Curitiba se concentraron manifestantes críticos con el ex jefe de Estado. El juez Moro había pedido antes que no haya actos de apoyo a "Lava Jato" para evitar enfrentamientos.

"Es un momento normal del proceso, nada diferente o anormal va a ocurrir", señaló Moro en un inusual llamamiento colgado en las redes sociales el fin de semana.

Los brasileños iniciaron hoy desde muy temprano intensas campañas en Twitter de apoyo tanto a Lula como a Moro, con las etiquetas #LulaEuConfio (Lula yo confío) y #MoroOrgulhoBrasileiro (Moro orgullo brasileño).

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario