MÉXICO.- Los exjefes de Estado y de Gobierno firmantes de las declaraciones de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA-Democrática), exigen a los cancilleres que asistirán el próximo lunes 19 de Junio a la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en México, que adopten una resolución para abordar la fuerte crisis que atraviesa Venezuela.

"Nadie, en este aciago momento para Venezuela, puede ser indiferente al grito de protesta de la gente en la calle, al dolor infligido a quienes pacíficamente desafían las acciones represivas, al llanto de las madres por sus hijos asesinados, a las escenas de hambre que golpea a los niños, a la plegaria de quienes en las cárceles siguen resistiendo la injusticia de su detención aferrados a la esperanza de que la comunidad internacional finalmente les escuche", precisan los expresidentes en el documento.

Asimismo, aseguran que los graves hechos que ocurren en el país caribeño "deben concitar la adopción inmediata de medidas concretas que, dentro del marco de la Carta Democrática Interamericana, aseguren una ruta efectiva hacia la salida de la dramática crisis que golpea a los venezolanos".

A continuación el comunicado completo:

DECLARACIÓN DE MÉXICO SOBRE EL GOLPE DE ESTADO CONSTITUYENTE EN VENEZUELA ANTE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA

Los ex Jefes de Estado y de Gobierno firmantes de las declaraciones de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA-Democrática) reiteramos nuestra profunda preocupación por la total ruptura del orden constitucional y democrático, la violación sistemática y generalizada de derechos humanos y la violencia provocada por las fuerzas del orden al servicio del régimen que ya ha cobrado más de 72 víctimas fatales en Venezuela.

Desde que en diciembre de 2015 fuera elegida por el pueblo una nueva Asamblea Nacional de signo mayoritariamente opositor, el régimen imperante, en colusión con el resto de los poderes públicos bajo su control, ha consumado mediante acciones sucesivas un golpe de Estado; primero para organizar una Justicia constitucional a su medida, luego para despojar al parlamento de sus competencias constitucionales, y posteriormente para cercenar los derechos del pueblo de convocar un referendo revocatorio presidencial y elegir oportunamente a sus autoridades regionales y municipales.

Más recientemente, en su desesperado afán por legitimar aquello que resulta inaceptable para los ciudadanos, se instruye al Consejo Nacional Electoral para que convoque una Asamblea Nacional Constituyente de corte y elección corporativos, según términos de conveniencia fijados por el propio presidente Nicolás Maduro, desconociéndose el principio democrático de la elección universal, directa y secreta de la representación popular. Con esta burda maniobra, se le ha puesto punto final a la democracia y al Estado de Derecho en Venezuela y de concretarse, supondrá la consolidación de una dictadura totalitaria y la anulación de toda manifestación futura de la soberanía popular que procure una salida a la crisis por la vía democrática.

Hoy el régimen de Maduro gobierna usurpando por decreto los poderes legislativos, y sustituye la justicia ordinaria y el debido proceso por la Justicia militar y los juicios sumarios para procesar y condenar a quienes ejercen el legítimo derecho a la protesta pacífica y a la disidencia política. A sabiendas de que la única forma de sostenerse en el poder es mediante el uso de la fuerza y la represión, lanza la Fuerza Armada a las calles y con el apoyo de grupos paramilitares reprimen vilmente a quienes se manifiestan, dejando tras de sí una estela de dolor y violencia.

Los graves hechos citados, sin precedentes en la historia reciente de nuestro hemisferio, deben concitar la adopción inmediata de medidas concretas que, dentro del marco de la Carta Democrática Interamericana, aseguren una ruta efectiva hacia la salida de la dramática crisis que golpea a las y los venezolanos.

En concreto, llamamos a los más altos representantes de la diplomacia hemisférica reunidos próximamente en Cancún, México, a adoptar una resolución que considere los siguientes puntos:

1. La inmediata gestión por parte del gobierno de Venezuela para procurar asistencia humanitaria internacional que mitigue las penurias que aquejan al pueblo venezolano.

2. El cese de los actos de violencia y represión ejecutados y promovidos por las fuerzas de seguridad regulares e irregulares auspiciadas por el gobierno de Venezuela.

3. La identificación y efectiva sanción de quienes han violado de manera flagrante y encubierta los derechos humanos.

4. El respeto absoluto de los derechos humanos y el Estado de derecho, mediante la liberación de presos políticos, el cese de las detenciones arbitrarias, el respeto al debido proceso y la suspensión de juicios militares a civiles.

5. La restitución de las competencias constitucionales a la Asamblea Nacional y la elaboración de un calendario electoral junto con las garantías para una competencia justa y con la presencia de observadores internacionales independientes.

6. La paralización de la iniciativa de una Asamblea Constituyente Nacional tal y como la ha convocado el Consejo Electoral. Todos los gobiernos de la región están llamados a asumir un comportamiento consistente con su adhesión a la Carta Democrática y con los más esenciales sentimientos de solidaridad y humanidad.

Nadie, en este aciago momento para Venezuela, puede ser indiferente al grito de protesta de la gente en la calle, al dolor infligido a quienes pacíficamente desafían las acciones represivas, al llanto de las madres por sus hijos asesinados, a las escenas de hambre que golpea a los niños, a la plegaria de quienes en las cárceles siguen resistiendo la injusticia de su detención aferrados a la esperanza de que la comunidad internacional finalmente les escuche.

Nadie puede ser indiferente al sufrimiento de Venezuela; mucho menos los máximos representantes de los pueblos de nuestro hemisferio quienes miran con indignación y estupor la inexplicable inacción de algunos de sus gobiernos. México D.F., 16 de junio de 2017.

Vicente Fox, México (Anfitrión)

Oscar Arias, Costa Rica

José María Aznar, España

Belisario Betancur, Colombia

Felipe Calderón H., México

Rafael Ángel Calderón F., Costa Rica

Laura Chinchilla, Costa Rica

Alfredo Cristiani, El Salvador

José María Figueres, Costa Rica

Eduardo Frei T., Chile

César Gaviria T., Colombia

Felipe González, España

Lucio Gutiérrez, Ecuador

Jorge Jamil Mahuad, Ecuador

Luis Alberto Lacalle, Uruguay

Mireya Moscoso, Panamá

Andrés Pastrana A., Colombia

Jorge Tuto Quiroga, Bolivia

Miguel Ángel Rodríguez, Costa Rica

Fernando de la Rúa, Argentina

Julio María Sanguinetti, Uruguay

Álvaro Uribe V., Colombia

Juan Carlos Wasmosy, Paraguay

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas