Financial Times advierte que Venezuela podría estar a horas de un default formal
Venezuela convocó a los tenedores de bonos para negociaciones el 13 de noviembre, pero se espera que las negociaciones rindan poco, ya que, la persona que liderará las conversaciones es el vicepresidente Tareck El Aissami, quein ha sido sancionado como supuesto traficante de drogas

CARACAS.- El dictador venezolano, Nicolás Maduro, anunció recientemente que tendría que reestructurar las deudas externas del país caribeño, pero prometió hacer un último pago de 1.100 millones de dólares por un bono emitido por la estatal PDVSA, el cual vencía el viernes pasado.

En ese sentido, algunos tenedores de bonos dijeron que esperaban que el dinero llegara pronto y otros señalaron que el plazo de pago claramente se había perdido.

"No ha habido una comunicación oficial sobre los retrasos en los pagos. Es realmente extraño que no se hayan recibido los pagos, si los fondos se enviaron con tiempo suficiente para procesarlos la semana pasada, como lo indicaron los funcionarios", dijo Siobhan Morden, jefe de estrategia de bonos latinoamericanos en Nomura.

Asimismo, según reseña Financial Times, un grupo constituído en la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA en inglés) se reunirá este viernes para decidir si PDVSA ha desencadenado un "evento crediticio".

Dicha resolución provocaría el pago de swaps de incumplimiento crediticio, instrumentos utilizados como seguro contra un incumplimiento escrito en el bono de PDVSA.

El comité de determinación del ISDA, formado por representantes de la industria financiera, de compañías como Goldman Sachs, JPMorgan, Pimco, Elliott Management y Citadel, dijo el jueves que consideraría el caso en reunión en Nueva York este viernes a las 11 de la mañana.

"No estamos seguros de cuándo o cuánto tiempo llevará esto, pero no esperaríamos que tardara demasiado", señaló Stuart Culverhouse, economista jefe de Exotix.

"Podría ser posible argumentar que Venezuela realizó el pago, pero que éstos no se transfirieron a los titulares debido a problemas en la cadena de pagos, aunque los seguros contra un incumplimiento (Credit Default Swaps / CDS en inglés) se activaron en Argentina en 2014 en una situación similar", agregó.

Los inversionistas creen que los comentarios de Maduro sobre "refinanciar y reestructurar" las deudas externas de Venezuela significa en la práctica que el país sufrirá un incumplimiento total y, a partir de entonces, enfrentará el purgatorio financiero con sanciones estadounidenses que dificultan la reestructuración.

La decisión de ISDA sobre un posible incumplimiento sólo es relevante para los CDS, ya que, el proceso que rodea la declaración de incumplimiento de los propios bonos de PDVSA es diferente.

Por lo tanto, es probable que los tenedores de bonos sean más pacientes al declarar un incumplimiento que los tenedores de CDS, que normalmente quieren que se les pague lo antes posible, porque las cláusulas legales significarían que PDVSA incurriría en incumplimiento de todos sus bonos, no solo de los bonos que vencen en 2017.

Esto plantea la posibilidad de una situación inusual en la que el seguro de crédito de PDVSA se paga, pero los tenedores de bonos finalmente terminan cobrando en su totalidad también.

Venezuela y PDVSA son entidades legalmente separadas, por lo que el incumplimiento de PDVSA no desencadenaría un CDS al bono soberano venezolano ni un incumplimiento de los bonos soberanos venezolanos. Pero hay otros pagos de intereses vencidos por parte de ambos prestatarios, y a menos que el dinero aparezca pronto, entonces Venezuela estará en incumplimiento formal de todos sus bonos internacionales.

El régimen convocó a los tenedores de bonos para negociaciones en Caracas el 13 de noviembre, pero se espera que las negociaciones rindan poco. De hecho, los inversores estadounidenses dudarán incluso de asistir, dado que la persona que lidera el lado venezolano de las conversaciones, el vicepresidente Tareck El Aissami, ha sido sancionado por el Tesoro de los Estados Unidos como supuesto traficante de drogas.

Ninguna de las grandes agencias de calificación ha declarado formalmente un incumplimiento aún, pero S & P Global Ratings bajó el lunes la calificación del país a CC, el segundo escalón más bajo posible, y dijo que había una posibilidad del 50 por ciento de un incumplimiento en los próximos tres meses.