Embed

CARACAS.- La fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz, descartó este sábado someterse a la prueba del polígrafo (o “detector de mentiras”) por considerar que la medida fue ordenada por una institución "ilegítima" como el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ),

“Me dirijo nuevamente al país para expresar que no tengo ningún temor de someterme a la prueba del polígrafo, pero no puedo hacerlo si esa prueba es dirigida por un TSJ ilegítimo cuyo poder no reconozco”, explicó Ortega Díaz en un video subido en su cuenta en la red social Twitter (@lortegadiaz), en medio de una disputa sobre su participación en el proceso de elección de varios miembros del máximo tribunal.

Ortega Díaz lamentó que desde el TSJ “con esta decisión de aplicar esta prueba tan cuestionada como la tortura siguen violentando los derechos humanos”, aunque señaló estar dispuesta a someterse a esta prueba y “sacrificar” sus derechos a cambio de que el máximo tribunal se comprometa a no realizar más esta prueba en el futuro.

Estas declaraciones se producen después de que el TSJ ordenara el viernes a Ortega Díaz someterse al polígrafo junto con el Contralor General, Manuel Galindo, y el Defensor del Pueblo y proponente de la prueba, Tarek William Saab, quienes aseguran que la fiscal "miente" porque ella sí avaló el proceso de designación de 13 magistrados principales y 20 suplentes del máximo tribunal en diciembre de 2015.

Ortega Díaz criticó que Saab, pese a ser el defensor de los derechos del pueblo, haya sido el promotor de una prueba que “está proscrita en los procesos penales modernos y su efectividad está cuestionada mundialmente”.

Todo el proceso de concurso, postulación, evaluación y designación de los jueces se realizó en apenas cinco días hábiles y apenas dos semanas después de que las elecciones parlamentarias se saldaran con un triunfo de la oposición, que denunció que la maniobra apuntaba a reforzar el control político del oficialismo sobre el TSJ.

En medio de la polémica, Ortega Díaz optó por guardar un cauteloso silencio hasta que en las últimas semanas anunció que ella se había negado a firmar los documentos que avalaban las designaciones y decidió recusar a los magistrados en cuestión.

Esto vino a confirmar el divorcio entre Ortega Díaz, una ex simpatizante del chavismo, y el sector oficialista que apoya al presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien ha llegado a llamarla “mentirosa”.

Esto dio pie a que el diputado oficialista Pedro Carreño solicitara ante el TSJ un "antejuicio de méritos" (paso previo al enjuiciamiento de un alto funcionario) contra la fiscal por supuesta "insania" al supuestamente mentir sobre el caso de los magistrados.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario