Un documento introducido por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York revela que los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores De Freitas negociaban la liberación de uno de los jefes del Cartel de la Guajira, Hermágoras González Polanco, y la asistencia en el despacho de la droga desde Caracas con los proveedores de la cocaína.

La Fiscalía, liderada por Prett Bharara, explica en el texto que la información fue obtenida en las conversaciones de Whatsapp entre Campo y “Pepero". Franqui Flores De Freitas narró en su declaración al Agente Especial Sandalio González durante su traslado desde Haití, el 10 de noviembre de 2015, que “Pepero" los puso en contacto con el proveedor de la droga, alias “El Gocho”, luego de que conversaran con él sobre el negocio de la cocaína que tenían en mente. Según Flores, “Pepero” organizó una reunión con “El Gocho” en un restaurante tailandés cerca del Tolón Mall en Caracas.

“Los acusados indicaron que estaban buscando un anticipo de al menos aproximadamente un millón de dólares, así como el interés en la carga de cocaína que iba a ser enviada desde Venezuela, a cambio de asistencia en el despacho de la carga de la CCS y asegurar la liberación de Prisión venezolana de un individuo que Pepero identificó a Campo como ‘[H] ermagoras González’”, se lee en la moción in limine de la Fiscalía redactada en octubre de 2016 e introducida ante la Corte el pasado 10 de febrero.

Los sobrinos de Nicolás Maduro y Cilia Flores, fueron hallados culpables de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína a los Estados Unidos el pasado 18 de noviembre.

El narco de la Guajira

Hermagoras González Polanco, conocido también como “el Gordito González” o Armando González Apushana, era uno de los líderes del Cartel de la Guajira. Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos, González Polanco y su socio, Salomón Camacho Mora procesado y sentenciado en el Distrito Sur de Nueva York, fueron los encargados de enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos, incluyendo 9 toneladas métricas solo entre 1999 y 2000. González Polanco y Camacho, tenían fuertes lazos con las organizaciones dominicanas de narcotráfico, quienes realizaban los pagos de la droga a través de una elaborada operación de lavado de dinero.

Según relata la Departamento de Estado, el Cartel de la Guajira es conocido por utilizar la violencia, la intimidación, la extorsión y el asesinato para promover el éxito de su organización. Informa además que González Polanco era miembro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en La Guajira y, gracias a eso, habría transportado armas de Europa a Colombia a través de Venezuela para apoyar las actividades de las AUC. Las AUC son designadas por los Estados Unidos como una organización terrorista extranjera.

En 2002, González Polanco fue procesado en el Distrito de Nueva Jersey por delitos de lavado de dinero. En 2005 se emitió una acusación en contra de González Polanco, Camacho y otros asociados por los cargos iniciales de lavado de dinero, así como conspiración para distribuir cocaína. Además de los cargos criminales en estas acusaciones, González Polanco también fue acusado en 2004 en el Distrito Sur de Nueva York por narcotráfico. González Polanco también era prófugo en Colombia por cargos relacionados con su supuesta participación en un asesinato en 2002.

González Polanco, quien posee nacionalidad venezolana y colombiana, estaba incluido en la lista de los 12 narcotraficantes más buscados. Se ofrecían 5 millones de dólares como recompensa por su captura, y formaba parte de la lista de 15 delincuentes (entre guerrilleros de las FARC y paras) que manejaba el tráfico de droga en la frontera.

Fue detenido el pasado 8 de marzo de 2008, por las autoridades venezolanas portando credenciales de la antigua Disip, la Guardia Nacional y con porte de armas legal, y sentenciado en Venezuela a 15 años y 6 meses de prisión, en junio de 2013.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario