dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- El general retirado venezolano Antonio Rivero dijo que la acción del capitán Juan Caguaripano, quien el pasado domingo se tomó el Fuerte Paramacay, en Valencia, al norte de Venezuela, no es un “simple hecho aislado” y no descartó posibles nuevas acciones en cabeza del que es el comandante de la 41 Brigada Blindada del estado de Carabobo.

La operación “David Carabobo”, como se conoce lo que el dictador Nicolás Maduro consideró un “atentado contra el Gobierno”, fue dirigida por el capitán Juan Caguaripano, quien se encuentra en la clandestinidad desde el año 2014 por otra acción de “rebeldía” contra el chavismo.

Rivero, dirigente del movimiento opositor Voluntad Popular, quien fue arrestado durante tres semanas en 2013 y posteriormente acusado de promover las protestas antigubernamentales de 2014, agregó que tiene “comunicación constante” con el capitán Caguaripano, y auguró que su “acto heroico” tendrá mayores consecuencias en el futuro para el retorno de la democracia en ese país sudamericano.

Entretanto, el oficial retirado sostuvo que la Fuerza Armada Nacional (FAN) es el sostén del régimen de Nicolás Maduro y que la inteligencia cubana “le da el sostenimiento desde el punto de vista ideológico y de estrategia para llevar a cabo las acciones” y mantenerse en el poder.

¿Qué tan profunda es la crisis de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela?

Yo he venido señalando en mi análisis militar y político que en la FAN, desde hace varios años, hay una crisis militar dentro del contexto de la crisis general que hay en el país. Particularmente, la crisis militar es muy significativa, y es la que hay que considerar desde el punto de vista de que el régimen, dentro del esquema del castrocomunismo, tiene como sostén a la FAN. Desde un principio, Chávez pretendió hacer la FAN bajo el modelo de la Fuerza Armada cubana, al punto que llamó al ministro de la Defensa Raúl Salazar, su primer ministro de la Defensa, y le dijo que visitara y tratara de hacer una relación para que la FAN copiara el esquema de los cubanos. Eso fue poniendo en el tapete como prioridad para Chávez en el 2002, que no podía confiar en la FAN, porque tenía el concepto del pueblo en armas, pueblo armado, y entonces derivan desde la FAN organizaciones con las cuales puede hacer o contrarrestar cualquier acción contra el proyecto revolucionario, en tanto que iba manejando la FAN en la medida de las posibilidades.

Entonces, ¿la crisis en la FAN pudo tener su nacimiento en la injerencia cubana en los organismos militares?

Recordemos que esta práctica o esta forma de trabajo pausado o progresivo es de la misma manera como se construyó la permanencia en el tiempo del régimen castrista. Chávez, con esa misma referencia, fue llevando el país y crea una milicia totalmente al margen de la Constitución, donde atiende el llamado de cualquiera que quiera ser militar para ponerlo a defender el país. Crea los colectivos que le empiezan a dar fuerza, y así mismo como los Comité de Defensa de la Revolución cubana, en el orden social, también crea una fuerza profesional que llama Frente Francisco Miranda, que inicia su formación y su adiestramiento en Cuba, y se convierte en una institución para el régimen con una base social y de inteligencia muy importante para ellos. Pero aparte de eso, comienza la incursión de personal cubano en todo el país a nivel de toda la sectorialidad y es lo que yo denuncio posteriormente en el país, y en ese ínterin de incursión, por supuesto, también la entrada de militares cubanos.

¿Y por ese evento es que usted anuncia su baja de la FAN?

En efecto, eso genera en la interioridad la causa de mi baja y la causa de mi persecución, en el 2010, porque yo hice las denuncias del caso, de militares cubanos asesorando el cambio interno de la FAN a partir del año 2007. La crisis del país, la crisis social, afecta considerablemente a la FAN, afecta a la familia, porque no puede escaparse de la inseguridad, muchos muertos, muchos atracos; también la falta de medicinas, la falta de alimentos; los hospitales militares cayeron en una debacle. Y por otro lado, el otro factor de crisis es la anuencia que se le da al PSUV en la institución desde el punto de vista país político, partidista, sectario, y para lo cual la parte cubana y la parte de China tuvieron una gran influencia. Por toda esta situación, una porción grande de los militares se encuentra en oposición a lo que viene sucediendo, y lo ocurrido el domingo es reflejo de los militares que ya se han rebelado con anticipación como el caso del capitán Caguaripano, donde él hace tres años hizo un pronunciamiento y se hizo desertor, y no ha sido dado de baja legalmente porque quien es desertor se mantiene activo dentro de los predios legales y, por supuesto, junto con otros desertores militares y otro personal activo dentro de ese cuartel hizo una escaramuza que conllevaba la obtención de armas y explosivos, a fin de sostener una presión externa dentro de la resistencia, obedeciendo en lo que concierne al uso de las armas al mandato del 16 de julio, en el cual el pueblo se manifestó.

A su juicio, ¿la acción del capitán Juan Caguaripano tendrá mayores consecuencias?

Ese hecho es completamente legítimo, legal. Yo lo respaldo. Yo he tenido comunicación permanente con el capitán Caguaripano desde la clandestinidad y, por supuesto, el día domingo, el día de su acto heroico, le ofrecí mi respaldo. Esto no es un hecho aislado sino que hay mucho más allá en lo interno que pueda generar situaciones mucho más contundentes en el futuro.

¿En esas acciones el capitán Caguaripano está solo en cuanto a militares de alto rango?

En lo interno, como militar, yo estoy en contacto con diferentes niveles jerárquicos desde generales hacia abajo, y él está en contacto con estos mismos generales. No te puedo decir en qué orden está el apoyo o la articulación de estas acciones con esos militares; no lo puedo revelar, pero estoy completamente seguro de que esto no fue solo, fue una acción para provocar, primero, la obtención de armas y, segundo, demostrar la debilidad que pueden tener algunas unidades militares dentro de la FAN, que contradicen lo que viene declarando propiamente tanto el discurso político como el discurso militar del ministro de Defensa Vladimir Padrino y la cúpula militar en cuanto a que la FAN se encuentra completamente monolítica y con ese concepto antiimperialista chavista, y que no va a ocurrir nada. Pues esto que acaba de ocurrir tiene una particularidad muy individual, muy particular, muy focalizada, pero sin embargo no descarto su articulación con otros militares tanto de alto rango como de bajo rango para poder llegar a cometer un acto de esa naturaleza, de tanta osadía y de tanto impacto dentro de la Fuerza Armada.

Caguaripano ya ha encabezado dos actos de importante repercusión. ¿Hay que esperar nuevas acciones?

Deben sobrevenir; ese es mi concepto. Yo no puedo compartir información que desconozco porque estoy fuera. Sí converso con militares que no me pueden decir qué están haciendo o qué puede sobrevenir. Espero, Dios mediante, que exista la institucionalidad y el cumplimiento del deber para poder corresponder con el mandato constitucional establecido y, por supuesto, con la expresión popular del pasado 16 de julio donde se convida u ordena a la FAN hacerse al pueblo para restituir el hilo constitucional y el estado de derecho, y rescatar al país para llevarlo por un camino de democracia, cuando no existen visos de que eso pueda ser real a pesar de haber convocado unas elecciones que, en todo caso, mediante lo que pretende demoniacamente instituirse con este proyecto comunista, no se van a realizar de la manera que han realizado elecciones en anteriores oportunidades.

¿Podríamos decir que en estos momentos que Maduro y el chavismo se mantienen en el poder gracias la injerencia cubana en Venezuela?

No se mantienen en el poder basados en esa injerencia. La FAN es el sostén del régimen propiamente, sin embargo, esa injerencia desde el punto de vista de la inducción y de la conectividad que tiene con el castrismo le da el sostenimiento desde el punto de vista ideológico y de estrategia para llevar a cabo las acciones. Pudiéramos ver que la parte militar continúa a través de lo que se denomina el Grupo de Cooperación y Enlace (GRUCE) que dirige un general en Venezuela, dentro del Fuerte Tiuna, y esa presencia militar cubana, que aún se mantiene, por supuesto da todos los elementos necesarios de cómo contraponer lo que la disidencia civil y militar fundamentalmente tiene en estos momentos, y poder librar esa batalla con éxito, para ellos, y poder sostenerse en el poder.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario