MADRID.- El hermano menor de Ernesto "Che" Guevara, Juan Martín, consideró este jueves"desagradable" el negocio montado en torno al líder revolucionario en la zona de Bolivia donde fue fusilado hace 50 años.

"Por supuesto que era enemigo de todo lo que significaba el culto a la personalidad, enemigo de la iglesia, enemigo de las santificaciones. Obviamente esto no es lo que le hubiera gustado", explicó en una entrevista con la agencia dpa en Madrid.

Guevara tachó de "desagradable" la experiencia que vivió en sus visitas a La Higuera, donde su hermano fue asesinado. "La verdad es que llegar a este lugar para ver donde asesinaron e Ernesto, la escuela donde lo fusilaron, y tener que soportar todo este comercio... No tiene sentido".

Firme activista de izquierda que pasó por las cárceles la dictadura argentina (1976-1983), Guevara repasó a sus 73 años los recuerdos de un Ernesto joven y testarudo y el cambio que observó cuando lo visitó en Cuba después del triunfo de la Revolución en 1959.

"Era el día y la noche. Lo recalco porque me parece fundamental: para mí Ernesto Guevara es mi hermano de sangre, y el Che es mi compañero de ideas", recordó.

"Eso sí, cuando podíamos estar con Ernesto era una felicidad, y ahí volvía a ser mi hermano. Pienso ahora que él también estaba satisfecho en ese momento, sintiendo que podía jugar con su hermano sin tener que ser el comandante".

Guevara consideró que el Che habría visto como una "derrota" de la revolución su captura y fusilamiento en Bolivia, y analizó el impacto de acontecimiento en la América Latina actual.

"Mirá Venezuela: hay prácticamente una guerra civil. Hoy ya a los tiros, antes era verbal. Esta es la lucha de clases", sostuvo Guevara, para el cual América Latina no logró desde entonces construir una alianza sobre pilares sólidos.

Creador de la asociación "Por las huellas del Che" y coautor del libro "Mi hermano el Che" con la periodista Armelle Vincent, Guevara se refirió también a la situación en su país, Argentina, donde la figura de su hermano no terminó nunca de ser adoptada como propia.

"En Argentina el problema es el peronismo. Ahora (Mauricio) Macri tiene gente que se dice peronista: cualquiera es peronista ya. Es una especie de cosa que no se sabe bien qué es, pero es capitalista", zanjó.

"Cristina (Fernández de Kirchner) ha sido una capitalista muy seria", dijo sobre la ex mandataria. "Nadie puede acusarla de no ser revolucionaria, porque nunca lo fue ni le interesaba serlo. Es capitalista".

Bloc de notas

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario