MIAMI.- Al menos 10 personas han muerto en Cuba como consecuencia de los efectos del huracán Irma. La mayoría de las personas fallecieron por derrumbes en los edificios, siete de ellas en La Habana.

Ana Ibis Gómez, residente en la capital cubana, conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS: “Ahora el gobierno dice que los que murieron fue por negligencia, pero ¿de quién es la culpa de que haya tantas casas en mal estado? Ahora veremos como reconstruyen los hoteles, y los cubanos tenemos que seguir esperando! El huracán Irma es el culpable de turno.

En La Habana, las penetraciones del mar provocaron inundaciones nunca antes vistas en algunas zonas de Centro Habana y el Vedado. Se estima que cerca de 10.000 personas, desde la calle Línea hasta 23 y Malecón, pudieron haber sido afectadas por las penetraciones del mar.

"Yo acabo de salir de allá adentro. La mayoría de las personas están atrapadas en sus casas, a resguardo, pero sin poder salir. De los que están todavía allí, casi todos tienen problema de deterioro en sus viviendas (...) la inundación excede los parámetros que se esperaban", dijo a medios locales uno de los rescatistas, el primer suboficial Emanuel Gámez.

Embed

Embed

Embed

Sin esperanzas

Jardines del Rey -considerado el tercer polo turístico de Cuba- ya no es más el paradisíaco destino de turistas extranjeros, ni el salvavidas al que se aferró todo el que pudo conseguir un empleo en alguno de sus hoteles. El devastador huracán Irma hizo trizas los hoteles y las esperanzas.

Embed

Imágenes divulgadas en redes sociales muestran los restos de lo que eran las lujosas instalaciones de los Cayos, que empleaban a cientos de residentes de Ciego de Ávila, Morón y otros municipios.

Cubanos consultados por DIARIO LAS AMÉRICAS no podían creer el estremecedor panorama: "No sé de dónde la gente va a sacar comida. No sé qué va a ser de nosotros después de esto; en Morón la gente vive del matadero y del Cayo (Coco)", manifestó Oscar Ayala, residente en el municipio avileño.

Ayala aludió a las motivaciones reales de los trabajadores, cuyos salarios estatales son de 300 o 400 pesos cubanos. "No iban a trabajar por ese salario, sino por las propinas y lo que se le podía pegar allí de los turistas", añadió.

cayococo1.jpg
Animales quedaron muertos en las calles de la cayería cubana.
Animales quedaron muertos en las calles de la cayería cubana.

El periódico local Invasor describió de "dantescas" las imágenes de los hoteles Iberostar Mojito, Meliá Cayo Coco, Blau Colonial, Trip Cayo Coco y Villa Gaviota.

cayococo2.jpg
La desesperanza invade a quienes ven estas imágenes.
La desesperanza invade a quienes ven estas imágenes.

cayococo3.jpg
El viento huracanado provoca enormes daños.
El viento huracanado provoca enormes daños.

cayococo4.jpg
Periodistas locales han usado las redes sociales para divulgar el desastre.
Periodistas locales han usado las redes sociales para divulgar el desastre.

En Camagüey, el ciclón dejó "severos daños en infraestructura", según funcionarios locales. El terraplén que une a Cayo Romano con la provincia, está incomunicado en el puente número 12.

Un municipio desaparecido

Playa Uvero, la llamada ciudad atlántica flotante desapareció íntegramente. Las casitas de madera construidas sobre pilotes no soportaron la fuerza de los vientos y las aguas. Este municipio de Sagua la Grande, provincia de Villa Clara, sucumbió a las marejadas y a la fuerza del viento que arrancó de cuajo la mayoría de construcciones. A lo lejos, desde una pequeña altura, solo se visualizan en pie las únicas dos construcciones de concreto de la zona: un consultorio médico y una vivienda privada.

La fábrica de fundiciones de Sagua la Grande, que ya operaba a un porcentaje mínimo, perdió prácticamente sus techos de zinc. Por el centro histórico y sus alrededores, las viviendas de madera dejan un doloroso pespunteo de escombros.

La incertidumbre que proviene de los municipios costeros colindantes a los cayos del Atlántico, Corralillo, Caibarién, Remedios, Encrucijada y Quemado de Guines se centra en lo que aún no se sabe. DIARIO LAS AMÉRICAS se ha puesto en contacto con vecinos de localidades cercanas y todavía se reportan serias dificultades de acceso a las áreas costeras. Las inundaciones no permiten hacer una evaluación de daños y el ejército ha acotado las entradas para que, por razones de seguridad, no se pueda acceder.

En la provincia de Sancti Spíritus se contabilizan preliminarmente más de 3000 viviendas afectadas.

Instalaciones económicas y sociales también han sufrido el impacto de las intensas lluvias y vientos en sus estructuras, para las localidades que sufrieron directamente las fuerzas huracanadas de Irma, es posible imaginarse lo peor.

La parte oriental de la isla también fue afectada por el huracán Irma. DIARIO LAS AMÉRICAS recibió el testimonio de María Isabel Lobaina, residente en Baracoa. "Ya va volviendo la normalidad y nos agarra sin nada otra vez. Las farmacias abiertas pero no hay medicinas. Llevo dos días sin dormir de los dolores de artrosis crónica que tengo y no hay ni un calmante, ni en farmacias ni en hospitales. Es horrible. Antes del huracán no había nada, ahora mucho menos. No sé que voy a hacer si vivo a base de analgésicos".

Lobaina cuenta asimismo que gente que estaba arreglando sus casitas después del huracán Matthew, lo volvió a perder todo. "Es una desgracia detrás de la otra. El gobierno no da respuesta y la gente está desesperada porque sigue cerrada la terminal de ómnibus nacionales. Es un desconcierto todo".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario