SAN JOSÉ.- El huracán Otto, que se había degradado a tormenta tropical, tocó antes de este medio día tierras al sureste de Nicaragua con categoría 2 con vientos de hasta 165 kilómetros por hora, reportó el oficialista canal 4.

El ojo del huracán Otto tocó tierra en San Juan de Nicaragua, fronterizo con Costa Rica en el Caribe. Los vientos, de 160 kilómetros por hora, botaron postes y arrancaron techos.

Al tocar tierra en Nicaragua, también afectó con intensas lluvias y fuertes vientos el norte de Costa Rica, informó el jefe de operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Walter Fonseca, en declaraciones a un canal tico.

Según Guillermo González, codirector del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), el huracán Otto tiene altas probabilidades de afectar a los pobladores de la zona baja del Caribe sur de Nicaragua, Río San Juan, Zelaya Central, Chontales, Boaco, Rivas y Granada; en la costa pacífica.

El Gobierno ha decidido ampliar la alerta roja para los departamentos de Chontales, Boaco, Rivas y Granada. El resto del territorio nacional se encuentra en alerta amarilla.

Evacuaciones, traslado de brigadas médicas, suspensión de clases a nivel nacional y un plan para garantizar las telecomunicaciones en el Caribe y sur de Nicaragua fueron algunas de las medidas preventivas que tomó el Gobierno ante el impacto del huracán Otto.

La ministra de Salud, Sonia Castro, envió este mmiércoles cuatro clínicas móviles hacia los municipios de El Rama y Nueva Guinea, con máquinas para ultrasonidos, sillas para odontología y equipos de Medicina General.

La funcionaria precisó que un grupo de 30 médicos está en la comunidad Polo de Desarrollo Daniel Guido, 71 en los barrios de Bluefields, 42 en El Rama, 11 en San Juan de Nicaragua y 36 en la isla de Ometepe.

En tanto en Costa Rica, un total de 214 comunidades se encuentran afectadas por las lluvias del huracán Otto, desde mediados de esta semana, según un reporte de la CNE.

La caída de árboles, inundaciones, corte de carreteras son los principales daños causados por la llegada del huracán que mantiene incomunicados a 21 poblados de la zona sur del Caribe costarricense.

El presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, explicó que la emergencia implica el cierre de todas las oficinas del Gobierno este jueves y viernes, excepto las que tienen que lidiar con el huracán. Los trabajadores privados también tendrán asueto estos dos días.

Solís explicó en una cadena de radio y televisión que lo más prudente es que las familias adopten las previsiones ante la llegada del “peligroso” ciclón. “Debo ser claro, el huracán tiene una capacidad alta destructiva. Esperamos que no haya víctimas pero para eso tenemos que estar preparados y acatar las órdenes de las autoridades”, expresó el mandatario.

Alrededor de 4,000 agentes de seguridad trabajan en el control de los daños del temporal, que provocó ya la habilitación de 18 albergues donde se encuentran refugiados más de mil personas. La CNE cifra en más de 1,100 viviendas afectadas de alguna manera por la llegada del huracán.

Hasta el momento, en Nicaragua y Costa Rica no se reportan fallecidos, contrario a Panamá, que tras el paso de este fenómeno confirmó cuatro víctimas fatales.

FUENTE: Especial

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas