SAO PAULO.- Un incendio en el Parque Nacional del Xingu y otros territorios protegidos, en el sur de la Amazonia brasileña, ha calcinado ya unas 40.000 hectáreas y amenaza con llegar a algunas de las decenas de aldeas indígenas situadas en esa zona, informaron este jueves fuentes oficiales.

El incendio está activo desde hace tres semanas y hay varios frentes abiertos sobre los que luchan 38 brigadistas indígenas y funcionarios del Instituto Brasileño de Medioambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), señalaron fuentes del organismo.

"Son varios focos del incendio que comenzó a principios de septiembre y, aunque no hay pruebas, todo indica que son de origen humano, intencionados", apuntó a Efe Leandro Nogueira, jefe regional del Ibama.

Nogueira indicó que están trabajando "para que el fuego no alcance a las aldeas" de indígenas que viven desde hace siglos, antes incluso de la colonización portuguesa, en el interior del Parque Nacional del Xingú, que se extiende sobre una región de 27.000 kilómetros cuadrados, en el estado de Mato Grosso.

"Sin ninguna duda" algunas aldeas están en peligro, pero "estamos trabajando para que no llegue" hasta allí, indicó Nogueira, quien dijo que el incendio "está siendo combatido de manera manual" y con medios limitados.

La situación es aún más crítica en el territorio indígena próximo al Xingu denominado Pequizal do Naruvôto, delimitado por las autoridades recientemente y escenario desde entonces de "enfrentamientos entre los antiguos propietarios y los indígenas", subrayó Nogueira.

"Hay muchos focos de incendios de origen delictivo porque ellos (antiguos propietarios) están en proceso de retirada" de esa porción de tierra que fue devuelta a los indígenas, añadió.

Brasil vive este año un agravamiento de los antiguos conflictos entre indios y grandes hacendados por la titularidad de las tierras, que ha derivado en matanzas contra miembros de distintas etnias a manos de grupos armados no identificados.

De acuerdo con la Comisión Pastoral de la Tierra, vinculada a la Iglesia Católica, la violencia en el campo alcanzó en 2016 sus peores niveles en trece años, con 61 muertes en 1.536 conflictos que se registraron entre grandes hacendados y campesinos o indios.

Sobre el Parque Nacional del Xingu, la Corte Suprema rechazó en agosto pasado una demanda presentada por el estado de Mato Grosso, que exigía una indemnización por territorios que, en 1961, se vio obligado a ceder para la constitución de reservas indígenas.

En Brasil, según datos oficiales, existen cerca de 600 reservas indígenas que están habitadas por unos 480.000 miembros de 227 etnias y ocupan 109.6 millones de hectáreas, que son equivalentes al 13 por ciento del territorio nacional.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario