Informe Otálvora: Crece el aislamiento internacional de Maduro
La decisión de la "Asamblea Constituyente" podría inducir prontas acciones políticas de gobiernos extranjeros, tal como lo asomaron el vicepresidente de EEUU Mike Pence y el presidente colombiano Juan Manuel Santos en conferencia de prensa en Cartagena

@ecotalvora

A sólo dos semanas de instalada, la “Asamblea Constituyente” de Nicolás Maduro cumplió su objetivo primario: disolver la Asamblea Nacional electa el 06DIC15 y controlada por la Oposición. La constituyente se adjudicó el rol del poder legislativo. A su vez, bajo el nombre orweliano de “comisión para la verdad, justicia, paz y tranquilidad pública”, la constituyente instaló el 16AGO17 una especie de tribunal integrado por doce militantes chavistas, con poderes “plenipotenciarios”, para enjuiciar y condenar sin que priven normas constitucionales y legales. La decisión de la “Asamblea Constituyente” podría inducir prontas acciones políticas de gobiernos extranjeros, tal como lo asomaron el vicepresidente de EEUU Mike Pence y el presidente colombiano Juan Manuel Santos en conferencia de prensa en Cartagena el 13AGO17.

*****

En un intento por recobrar espacio político internacional perdido por el chavismo, Maduro anunció el 10AGO17 durante un maratónico discurso ante su “Asamblea Constituyente”, la propuesta de convocar una reunión a puertas cerradas de los mandatarios de la Celac, el organismo que reúne a los gobiernos del Continente salvo Canadá y EEUU. Si bien Maduro se refirió en esa ocasión a los presidentes de Colombia y México como “arrastrados”, también los invitó para reunirse. “Si nos tenemos que quedar dos días cerrados hablando de tú a tú, hablemos y busquemos recomponer las relaciones y hagamos una agenda común” clamó Maduro desde Caracas. El régimen chavista pide “tolerancia” a los países de la región, algunos de los cuales ya califican a Maduro como “dictador”, sostienen que en Venezuela se produjo una “ruptura del orden constitucional” y desconocen a la “Asamblea Constituyente”.

*****

Durante el año 2017, corresponde a El Salvador la Presidencia de Celac, por lo cual la cancillería chavista solicitó el 08AGO17 al canciller salvadoreño, Hugo Martínez, realizar trámites para convocar la reunión anunciada por Maduro. El gobierno salvadoreño, encabezado por Salvador Sánchez Cerén, uno de los pocos que aún respaldan al régimen venezolano, inició los trámites diplomáticos ante los gobiernos del continente para complacer a Maduro. Dado que las decisiones en la Celac requieren unanimidad, la convocatoria de la reunión de mandatarios debía ser aprobada por todos los miembros del organismo. El 17AGO17, la Secretaría de Celac notificó a los gobiernos miembros que tras las consultas realizadas se concluía que no existe el necesario consenso para convocar a la cumbre presidencial. Una larga lista de gobiernos manifestó su desinterés en reunirse con Maduro. Dos cancillerías suramericanas consultadas para este Informe coincidieron en su argumento: “no vamos a facilitarle un escenario a Maduro”.

*****

A mediados de abril del 2017, cuando las protestas populares arreciaban en las calles de Venezuela, el gobierno salvadoreño convocó a solicitud de Maduro, una reunión de cancilleres de la Celac para debatir sobre Venezuela. El régimen chavista intentaba sustraer el “tema Venezuela” de la OEA y utilizar la Celac para su provecho propagandístico. Los resultados de aquella convocatoria fueron desastrosos para los planes de Maduro: sólo asistieron los ministros de relaciones exteriores de Cuba, Bolivia, el anfitrión salvadoreño y la canciller de Maduro. Los restantes veintinueve gobiernos no asistieron o enviaron a funcionarios de menor rango. Así fracasó la pretensión chavista de obtener un pronunciamiento favorable de la Celac reunida en San Salvador el 02MAY17. Quedó en evidencia la quiebra del aparataje de organismos internacionales creados bajo el auspicio del chavismo durante la última década que pretendía contraponerse a EEUU. La más reciente cumbre presidencial anual de la Celac se celebró en República Dominicana el 25ENE17 y sólo asistió una decena de mandatarios. El otro organismo regional sobre el cual se sustentó la diplomacia regional chavista, la unión suramericana Unasur, igualmente está prácticamente paralizada y no realiza una cumbre presidencial desde el ya lejano 04DIC14. Unasur no ha logrado siquiera la designación de un Secretario General que cubra la vacante dejada por Ernesto Samper. La cancillería de Maduro se niega a acordar con los restantes once miembros un nombre para el cargo. La Celac y Unasur son naves de la estrategia castrochavista para debilitar a la OEA que ahora hacen agua.

*****

La mitad de los viajes que públicamente ha realizado Maduro al extranjero durante el año 2017 han tenido como destino a Cuba. A medida que la crisis venezolana se profundiza y la deriva totalitaria cobra cuerpo, el aislamiento internacional del régimen chavista se ha incrementado por la posición de censura asumida por buena parte de los gobiernos de la región y de Europa, y por el esquema virulento que la cancillería de Maduro utiliza ante críticas del extranjero. La agenda externa de Maduro, quien en el pasado realizaba largos y usuales periplos intercontinentales, este año se limita a visitas a Nicaragua, República Dominicana, Saint Vincent y su adorada Cuba. A lo largo del año, al menos oficialmente, ha mantenido tres reuniones con Raúl Castro, dos en Cuba y una en Caracas. Los mandatarios regionales que le sirven de interlocutores se limitan a Castro, Evo Morales, Daniel Ortega, Sánchez Cerén y caribeño Ralph Gonsalves. Mientras un antiguo aliado, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, no atienden las llamadas telefónicas de Maduro desde el año 2014. El aislamiento de Maduro es tal que nunca se ha reunido con los actuales mandatarios de Argentina, Brasil, México o Perú y depende de media docena de islas del Caribe oriental, de El Salvador y Surinam para lograr organizar eventos en Caracas.

Abiertamente la Unión Europea y diecisiete gobiernos del Continente (el ahora llamado “Grupo de Lima” más EEUU) desconocen la “Asamblea Constituyente” de Maduro, mientras por lo menos cuatro países del Caribe ya han dejado ver, en privado, su rechazo al esquema impuesto por el chavismo. La tensión entre el régimen venezolano y decenas de gobiernos se refleja en la situación de las misiones diplomáticas en Caracas, muchas de ellas están en manos de encargados de negocios por inexistencia o retiro de Embajador.

*****

La más reciente señal del cerco diplomático que se eleva alrededor de Maduro llegó desde Quito.

Al reemplazar a Rafael Correa en la Presidencia de Ecuador el 24MAY17, Moreno designó en el Ministerio de Relaciones Exteriores a María Fernanda Espinosa, una vieja ficha del correismo que antes ejerció como ministra de Exteriores y de Defensa, cargos desde los cuales estableció cercana relación con el gobierno chavista. Espinosa viajó a Caracas el 08AGO17 para asistir a un cita extraordinaria de la alianza castrochavista ALBA convocada para exaltar a Maduro y rechazar la reunión que ese mismo día realizaban en Lima dieciséis cancilleres del continente para acordar medidas contra el régimen chavista. Ese día en Caracas, la enviada ecuatoriana no escatimó palabras de respaldo a Maduro demostrando que su presencia en la cancillería ecuatoriana es la continuidad del correismo en la política exterior de Ecuador. Una semana después, el apoyo incondicional de Ecuador a Maduro quedó desmentido por el propio Lenin Moreno. El nuevo mandatario se distanció de Correa y ese conflicto de política doméstica impacta su política exterior que ya no se muestra indisolublemente casada al castrochavismo. Incluso, es posible que la canciller Espinosa salga del cargo como consecuencia de la ruptura entre Moreno y Correa.

El 14AGO17, en su programa semanal “El gobierno informa”, Moreno se refirió a la situación venezolana, tema que ese día era candente en todo el Continente por el anuncio de Donald Trump sobre opciones militares de EEUU para Venezuela. Moreno reiteró el contenido de un comunicado emitido por su cancillería el 31JUL17, pidiendo respeto “a la autodeterminación de los pueblos y a la no injerencia”. Pero el mandatario ecuatoriano lejos de denunciar a Trump como ese día lo hacían Evo Morales o Daniel Ortega, optó por romper el silencio ecuatoriano sobre la situación interna de Venezuela: “la muerte de seres humanos es un hecho que debemos lamentar y rechazar enérgicamente”; “nuestro más hondo deseo de que no se derrame una gota más de sangre”; “no deja de preocuparnos la cantidad de presos políticos”. Ecuador pudiera convertirse en el próximo país con un gobierno “progresista” que marque distancia del régimen chavista. De hecho, Maduro no asistió a la toma de posesión de Moreno.

*****

El más reciente viaje de Maduro a Cuba fue una operación secreta que sólo se hizo pública dos días después de iniciada. El lunes 14AGO17, luego que Maduro anunciara la inminente realización de las segundas maniobras militares del año en Venezuela, corrieron en Caracas rumores sobre su posible traslado a La Habana. El portal “La Patilla” mostró información procedente de portales de seguimientos de vuelos que reseñaban el desplazamiento de uno de los aviones presidenciales venezolanos sobre el Caribe. El gobierno chavista no hizo público el viaje de Maduro y el gobierno cubano creó una fachada para retrasar la información al respecto. El martes 15AGO17, los medios de propaganda cubanos informaron que Raúl Castro había viajado a Santiago de Cuba para visitar el Cementerio Santa Ifigenia y llevar flores al túmulo de Fidel Castro en su “cumpleaños” 91. Según los reportes oficiales cubanos, Castro habría estado acompañado del secretario del Comité provincial del Partido Comunista de Cuba, Lázaro Expósito. Fue sólo hasta la medianoche de ese martes cuando las portadas de los diarios habaneros Granma y Juventud Rebelde fueron publicadas, cuando se conoció que Maduro estaba en Cuba y había acompañado a Castro en sus homenajes fúnebres en el oriente cubano. Los medios oficiales y oficialistas venezolanos sólo informaron de la ausencia de Maduro a mediodía del miércoles sin indicar la agenda cumplida en Cuba y la fecha de retorno a Venezuela.