LIMA.- La Justicia peruana evalúa un nuevo hábeas corpus a favor del encarcelado expresidente Alberto Fujimori en el que se solicita que el actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski, le pueda otorgar un eventual indulto humanitario sin la condición de que padezca una enfermedad terminal, informaron hoy medios locales.

El hábeas corpus fue presentado por el abogado Juan Sánchez, quien aseguró a la emisora RPP Noticias haber elaborado el recurso legal por solidaridad con el expresidente, ya que dijo no conocerlo a él ni a su familia.

El documento está dirigido al Ministerio de Justicia y la Comisión de Gracias Presidenciales, adscrita al mismo ministerio, y encargada de evaluar y elaborar los informes de los reclusos que solicitan al presidente hacer uso de su facultad exclusiva para librarles de la condena.

Según Sánchez, cuando Kuczynski niega el pedido de indulto a Fujimori realiza un pronunciamiento que no se ajusta al orden jurídico.

"El presidente debe pronunciarse al amparo de la Constitución vigente y no al de decretos que sostienen que, para que una persona pueda ser indultada, tiene que estar al borde de la muerte. Eso es inconstitucional", sostuvo.

El hábeas corpus se encuentra en manos de la jueza Irina del Carmen Villanueva, titular del 17 Juzgado Penal de Lima, quien ordenó tomar declaraciones a Fujimori y a los representantes del Ministerio de Justicia antes de emitir un pronunciamiento en el plazo de diez días, según el diario Perú21.

Keiko Fujimori, hija del expresidente y actual líder del partido fujimorista Fuerza Popular, presentó en mayo otro hábeas corpus para anular la sentencia que condenó a su padre por violaciones de los derechos humanos, pero fue rechazada en primera instancia por el 43 Juzgado Penal de Lima.

Según la legislación peruana, Fujimori no puede acceder a un indulto común al estar condenado por crímenes de lesa humanidad, por lo que solo optar al indulto humanitario, otorgable si el preso tiene una enfermedad terminal o alguna que sea degenerativa e incurable con las condiciones penitenciarias.

El expresidente, de 78 años, es el único recluso de una prisión construida expresamente para albergarlo, en la base de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional del Perú (PNP), y cuenta con asistencia médica permanente.

Sin embargo, periódicamente es trasladado a clínicas de Lima para ser tratado de diversos males crónicos que padece, como una hernia, hipertensión, gastritis y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

Esos achaques fueron motivo para que los hijos de Fujimori, quien gobernó Perú de 1990 a 2000, esgrimieran un delicado estado de salud de su padre y solicitaran en 2013 un indulto humanitario que fue rechazado por el entonces presidente Ollanta Humala.

Una segunda solicitud de indulto humanitario fue presentada por el propio Fujimori el año pasado, a pocos días de finalizar el mandato presidencial de Humala, pero el exmandatario desistió cuando Kuczynski asumió la Presidencia y anunció que no pensaba otorgar esa gracia al padre de su rival en las últimas elecciones.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992) perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti en 1992.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario