CARACAS.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instó a la oposición a mantenerse en la mesa de diálogo y aseguró que no rendirá las banderas del socialismo "ni por la buenas ni por las malas".

Maduro advirtió que no permitirá que la oposición se levante de la mesa de diálogo, un espacio mediado por el Vaticano para buscar salidas a la crisis del país, la cual pronosticó que seguirá todo 2017 y hasta 2018, para cuando se prevén las elecciones presidenciales.

"Estamos llevando propuestas concretas para llegar a un acuerdo de coexistencia y convivencia entre venezolanos para levantar la economía, para acabar la guerra económica contra el país por parte de ellos. Tenemos que regularizar el conflicto porque ellos saben que no nos vamos a rendir, ellos saben que no vamos a entregar las banderas del socialismo, ni por las buenas ni por las malas. No nos rendiremos jamás", aseveró.

En un acto por el aniversario de la Fuerza Aérea Militar, Maduro dijo que 2016 ha sido un año en el que el gobierno tuvo que enfrentar una "guerra económica infernal", de la que acusó a la "oligarquía", además de una guerra del petróleo que llevó el barril a un tercio de su precio de hace dos años, además de una guerra financiera.

Dijo que los militares han sido protagonistas en este escenario, pues tienen por orden presidencial la tarea de poner en marcha la gran misión abastecimiento soberano, a fin de combatir la escasez de bienes de consumo del país.

"Ustedes todos los días ven al monstruo desde adentro, a la economía parasitaria y especuladora, el robo al pueblo. Tenemos que avanzar a buen ritmo con una estrategia clara, con la moral de quien se sabe poseedor de la causa de Venezuela, que una estrategia para liberar a nuestra patria", señaló.

Maduro señaló que en sus tres años de gobierno ha enfrentado la conspiración de la derecha, a la que, afirmó, obligó a sentarse a la mesa de diálogo.

"No habían terminado de sentarse y ya estaban diciendo que se iban a parar. Ellos entienden la magnanimidad de la revolución como debilidad. Si uno llama al diálogo, dicen que Maduro está débil. Les digo a estos sectores que la mesa de diálogo es el camino de la construcción de un acuerdo de coexistencia y convivencia para tratar de regularizar el conflicto histórico", dijo.

Maduro recalcó que la mesa de diálogo, que se volverá a reunir el 6 de diciembre, es una "oportunidad para la paz" y no va a "permitir que nadie se levante de ella".

La oposición acusa al Gobierno de evadir las soluciones en la mesa de diálogo, ya que hasta ahora no ha aceptado la reactivación de un referéndum contra Maduro ni el adelanto de las elecciones presidenciales como salida a la crisis, tampoco la liberación de opositores presos o el respeto a la Asamblea Nacional con mayoría opositora.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas