SAN JOSÉ.- La actividad del narcotráfico y las pandillas es una de las grandes amenazas para la paz en Centroamérica, advirtió hoy el ex presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, artífice del acuerdo conocido como Esquipulas II que puso fin al conficto en la región y de cuya firma se cumplen este lunes 30 años.

Arias dijo que la región tienen aún tareas pendientes para afianzar el proceso de paz alcanzado hoy hace tres décadas, y añadió que se deben "proteger" esos logros.

"El drama de Centroamérica ya no es el de los tanques artillados y los uniformes de fatiga, sino el de los homicidios a destajo y el crimen organizado. Ya no se marchan los muchachos a quemar cartuchos en el frente, pero nos faltan en las aulas, en las empresas y en los tejidos sociales", expresó en un artículo publicado en el diario "La Nación".

"Ningún logro está consolidado a perpetuidad", dijo el ex mandatario costarricense. "Toda conquista demanda sus propios guardianes y vigías".

Los acuerdos de paz conocidos como "Esquipulas II" se firmaron en la localidad guatemalteca del mismo nombre el 7 de agosto de 1987 por los entonces presidentes Vinicio Cerezo, del país anfitrión; Napoleón Duarte, de El Salvador; José Azcona Hoyo, de Honduras; Daniel Ortega, de Nicaragua; y el propio Arias.

Los acuerdos de paz de Esquipulas II coronaron esfuerzos anteriores como el Esquipulas 1, promovido por Cerezo un año antes, y sentaron las bases para la consecución de una "paz duradera" en la región.

El liderazgo asumido por Arias en las negociaciones regionales e internacionales en torno a esos acuerdos, en momentos en que la región sufría el impacto de la "guerra fría" entre Estados Unidos y la Unión Soviética y Centroamérica era sacudida por el triunfo del izquierdista Frente Sandinista en Nicaragua, le valieron el Premio Nobel ese mismo año.

En la actualidad, la región de Centroamérica es azotada por la penetración del narcotráfico debido a su posición geográfica, que la ha convertido en un puente para el trasiego de estupefacientes, especialmente cocaína, por parte de los cárteles colombianos y mexicanos.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario