WASHINGTON.- La Organización de Estados Americanos (OEA) se mostró imposibilitada este miércoles de tomar una decisión para fijar una fecha consensuada para la reunión de consulta de cancilleres de la región, que serviría como marco a las conversaciones sobre la crisis venezolana.

Los países miembros decidieron reunirse nuevamente el próximo lunes para considerar una nueva fecha que sustituya al 22 de mayo, como rezaba la propuesta inicial de Canadá.

Las dificultades comenzaron cuando un grupo de naciones del Caribe, encabezados por Antigua y Barbuda, expresaron su descontento por lo que llamaron una política de exclusión dentro de la OEA al no haber sido oportunamente tomados en cuenta sobre la conveniencia de la realización de la reunión ministerial, señalando que estas acciones en vez de facilitar consensos promueven las diferencias.

“Eso es incorrecto porque cuando hay un grupo de países con una propuesta, esos países toman el liderazgo y convocan a consultas a aquellos que están de acuerdo para que se conviertan en co-patrocinadores, no se invita a los que están en contra de la propuesta, aunque las puertas están abiertas si quieren reconsiderar su posición”, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS el representante de México ante la OEA, Luis De Alba.

representante-México-OEA-Luis-De-Alba-efe.jpg
Luis De Alba, representante de México ante la OEA.
Luis De Alba, representante de México ante la OEA.

El representante diplomático mexicano aclaró que evidentemente se pospuso la fecha de la convocatoria a fin de que pueda asistir el mayor número de cancilleres de la región dado que coinciden varios eventos como la reunión de ministros del CARICOM, el 18 y 19 de mayo en Barbados, luego el 20, la reunión de la CELAC en San Salvador, y el 23 es el cambio de poder en Ecuador, por eso para el Caribe la propuesta de que la reunión pudiera ser más adelante les parecía correcta.

El diplomático hizo votos por que la nueva fecha se fije para el 26 de mayo.

La moción presentada inicialmente ante los países miembros de la OEA hace unos días por Canadá proponía la fecha del 22 de mayo alegando la urgencia que demanda la crisis en Venezuela, una posición compartida también por Estados Unidos.

Ecuador se mostró a favor del cambio de fechas para que no coincida la convocatoria a los cancilleres para que asistan a los eventos de toma de posesión del nuevo mandatario ecuatoriano.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario