ebejarano@diariolasamericas.com

dcastrope@diariolasamericas.com

MIAMI.- “En Venezuela se acabó el formalismo político y jurídico. Para salir de este régimen se necesita una acción de fuerza”, es la opinión del general retirado del ejército venezolano Antonio Rivero, al evaluar el reciente anuncio del presidente estadounidense Donald Trump, de que no descarta la opción militar como una salida a la crisis de la nación sudamericana.

Rivero asegura que la recuperación del orden constitucional en ese país debe hacerse “por la presión inducida desde la calle, o con una fuerza violenta, que estaría dirigida hacia el objetivo que realmente oprime a la nación caribeña”.

El militar exiliado destaca que al observar la situación de su país se aprecia una nación que ha perdido la soberanía y el concepto de estado, con una población diezmada y sin Gobierno.

Además del general Rivero, también fueron consultados por Diario Las Américas sobre este tema, el exministro boliviano y analista internacional Carlos Sánchez Berzaín; el exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Miami-Dade, Pedro Mena y el exteniente de la Guardia Nacional José Antonio Colina, quien preside la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (VEPPEX).

Para el general Rivero, en Venezuela hay una dictadura, un régimen totalitario. “El territorio está violentado por esta fuerza militar cubana. Hay imposición de un proyecto hegemónico que desvirtúa cualquier camino democrático y se demuestra a través de la Asamblea Nacional Constituyente. Hay una destrucción del país, desde el punto de vista social, sanitario, de seguridad y donde prácticamente la cúpula que dirige el país está inmersa dentro de una casta delictiva, delincuencial, producto del narcotráfico, de la corrupción y de la violación de derechos humanos con las que llegan a cometer crímenes de lesa humanidad”·

Asegura que como militar, nacionalista y patriota es contrario a una injerencia de corte invasor hacia la nación venezolana. “Por esa misma razón denuncié a los cubanos, a los rusos, a los chinos, a los bielorrusos que están en Venezuela por el negocio de las armas. Pero en este momento que el concepto de soberanía está violado, trastocado y agredido, cualquiera ayuda, apoyo de coalición internacional por la garantía de los derechos humanos y por la libertad en Venezuela, es una opción”.

“Me ubico en el plano de la independencia en tiempos del Libertador Simón Bolívar, cuando Francisco de Miranda llevó la legión británica a Venezuela. Es hora de la legión británica, es hora de una alianza, de una coalición que libere a Venezuela. Por eso tomo como positivo la opción militar extranjera para poder liberar a Venezuela”.

Y resaltó enfáticamente un llamado a la diáspora venezolana, sobretodo la militar, a tomar partida en ese sentido. “Es necesario hacerse de esta opinión y de esta intención que es para liberar a Venezuela”.

“El llamado a cualquier militar venezolano que se encuentre en el exterior es con el fin de garantizar que cualquiera acción militar sea directamente al objetivo establecido. No veo que la acción militar sea la de bombardear o que lleguen marines a las costas venezolanas. Hay varias acciones militares que se pueden realizar para que no pongan en peligro a la población venezolana”, acotó Rivero.

“Un éxito de la prensa castrista”

Por su parte, el analista político Carlos Sánchez Berzaín estima que con sólo preguntar acerca de una eventual intervención militar de EEUU en Venezuela, se está declarando un éxito de la prensa castrista que ha sacado a relucir “el clásico discurso antiimperialista”.

Para Sánchez Berzaín, “este no es un tema ligado al imperialismo, pero la buena táctica castrista ha convertido esto en que la pregunta sea ¿qué opina usted de la intervención militar de los EEUU en Venezuela?”.

Berzaín aclara que el presidente Trump no ha dicho que lanzará una intervención militar en Venezuela.

El Presidente se refirió “a una opción, entonces este es un nuevo triunfo de la prensa castrista que ha agarrado la parte de la intervención militar y ha convertido la defensa de la dictadura Venezuela, que es la extensión de la cubana, en un señalamiento del discurso antiimperalista”, advierte.

El exministro boliviano cree que la pregunta apropiada respecto a las palabras de Trump no es si debería darse o no una intervención militar de EEUU en Venezuela.

“Eso no está en discusión, lo que sí hay que preguntarse es cuándo se va Maduro, cuánta más gente van a matar en ese país, cuánta más gente van a torturar”.

“Error semántico”

Entretanto, el punto de vista del exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Miami-Dade, Pedro Mena, advierte un “error semántico” que podrían estar cometiendo quienes confundan las palabras intervención e invasión.

Mena tiene claro que el presidente Trump habló de la posibilidad de una intervención militar y no de una invasión a Venezuela para reestablecer la democracia en ese país. “Yo creo que una invasión sería la última carta a jugar en este caso”.

Como ejemplos de una intervención militar que podría darse en el caso del gobernante Nicolás Maduro, el activista venezolano exiliado citó los hechos que rodearon la localización y muerte del terrorista Osama bin Laden, en Pakistán, y la captura del dictador iraquí Saddam Hussein, cuando se encontraba escondido en un sótano en los alrededores de su ciudad natal, Tikrit.

Agregó que otra forma de intervención militar podría suponer la ubicación de barcos estadounidenses cerca de las costas venezolanas para impedir un coyuntural aprovisionamiento de armas provenientes de países que apoyen la dictadura chavista en Venezuela.

“La presencia del vicepresidente Pence, en Sudamérica, revela que hay también una gran dosis de diplomacia en esa estrategia. Se está reuniendo con los presidentes de países amigos y lo más probable es que surjan nuevas ideas que puedan ser aplicadas incluso en conjunto con esos países, en una política de apoyo a los EEUU” [respecto a lo que ocurre en Venezuela], anotó Mena.

“Las condiciones están dadas”

Desde el punto de vista “objetivo y estratégico”, para Colina, las condiciones están dadas para que la administración del presidente Donald Trump pueda realizar una intervención militar en Venezuela.

Según su criterio, Venezuela es un “territorio fértil” en donde se protege al narcotráfico y al terrorismo internacional, que representa una amenaza para la estabilidad de América Latina y, al mismo tiempo, pone en riesgo la seguridad de los EEUU.

Sin embargo, considera que le daría “mucha vergüenza y tristeza” que los EEUU ejercieran esa acción y que no sean los mismos venezolanos quienes tengan la oportunidad de derrotar y sacar del poder a lo que calificó como una “narcodictadura”.

“Una intervención de EEUU solo tardaría horas; no tendría mucho esfuerzo para derrotar a un ejército que ha perdido el apresto operacional; a unas fuerzas armadas que dejaron de ser místicas y operacionales para convertirse en bandas de delincuentes que solo protegen al narcotráfico y al contrabando”, apuntó Colina.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas