CARACAS.- Leopoldo López, a quien desde el chavismo bautizaron como el “monstruo de Ramo Verde”, aquel al que atribuían las 43 muertes ocurridas durante la ola de protestas que impulsó en 2014 y del que decían que no saldría mientras ellos gobernaran de la prisión militar, ha pasado ya sus primeras dos noches en su casa, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), al filo de la medianoche del viernes, le concediera el beneficio de casa por cárcel, alegando “serios señalamientos de irregularidades” en la tramitación del caso y por “la información recibida sobre la situación de salud del dirigente político”.

La decisión cogió por sorpresa no solo a la oposición sino al oficialismo y prueba de ello es que la estatal Venezolana de Televisión (VTV) no tuvo empacho en interrumpir las declaraciones de la exministra del Servicio Penitenciario, Iris Varela, quien tras calificar al exalcalde de Chacao de “asesino” dijo que la medida la llenaba de “indignación”.

Apenas el miércoles el expresidente de la Asamblea Nacional y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, había descartado cualquier beneficio para López y cualquier otro opositor detenido. “¿Hasta cuándo vamos a seguir perdonando y ellos conspirando? ¿Hasta cuándo? (…) No es bueno para la salud de la patria un perdón tras otro perdón”, soltó en su programa televisivo.

¿Entonces por qué el TSJ envió al opositor a su casa? ¿Por qué el redactor del fallo, el magistrado Maikel Moreno, fue el mismo que escribió aquel que en febrero pasado ratificó la condena a casi 14 años de cárcel que se le impuso en 2015? Para el director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Benigno Alarcón, y el exdirector del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, Luis Salamanca, lo ocurrido revela la situación de debilidad en la que se encuentra el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Honestamente hay poca información para sacar conclusiones. Hay gente que dice que esto es una trampa que busca debilitar las protestas y dividir a la oposición y otros que afirman que es síntoma de la debilidad del Gobierno. Yo creo que es esto último, creo que la excarcelación de López pone de manifiesto lo débil de que está el Gobierno y lo complicado del momento”, afirmó Alarcón, quien agregó: “López era la mejor carta que el Gobierno tenía para cualquier negociación, esa que rechazaban usar y tuvieron que usarla”.

En similares términos se pronunció Salamanca, quien agregó: “Sea al cuál sea el motivo por el cual enviaron a casa a Leopoldo no hay que perder de vista que esto es un retroceso, una derrota para el Gobierno, el cual acaba de perder una batalla. Desde Miraflores y el propio chavismo ha pasado tres años calificando a Leopoldo como el ‘monstruo de Ramo Verde’ y diciendo que no saldría mientras ellos gobernaran, pero tuvieron que dejarlo salir, ciertamente no está libre, pero tampoco está en la prisión militar donde estaba”.

Visiones contrapuestas

Para Salamanca la medida a favor del exalcalde de Chacao y excandidato presidencial opositor también forma parte de una operación de maquillaje del Ejecutivo.

“El Gobierno lanza esto para reparar su imagen pública tanto nacional como internacionalmente luego de la salvajada ocurrida el miércoles en la Asamblea Nacional (cuando grupos de oficialistas asaltaron la sede del Parlamento luego de celebrada la sesión por el Día de la Independencia e golpearon y robaron a diputados, periodistas e invitados)”, afirmó el politólogo, quien agregó: “Esta es una gran acción que busca poner fin a las críticas internacionales por lo ocurrido en la Asamblea y lo que le puede pasar a la Fiscal General en los próximos días, al tiempo que mostrarle a votantes incautos, si aún quedan, una supuesta señal de rectificación de su deriva autoritaria, de cara a las elecciones para la Constituyente”.

Esta tesis no es respaldada por Alarcón, para quien la excarcelación de López más bien podría ser una señal para intentar reanudar el diálogo entre el chavismo y oposición, interrumpido desde finales de 2016 por los incumplimientos de parte del Ejecutivo.

“No creo que esta medida pueda lavar lo ocurrido en la Asamblea. Eso ya quedó para la historia y tampoco creo que esto pueda desmotivar las movilizaciones de calle, por el contrario creo que más bien es un gesto para intentar reabrir el diálogo”, afirmó, para luego razonar: “Creo que (el expresidente español José Luis Rodríguez) Zapatero le dijo al Gobierno que no veía ningún motivo para que la oposición retomara el diálogo, que era necesario hacer una concesión importante y la salida de López de la cárcel era uno de los puntos de los acuerdos alcanzados el año pasado y que no se habían materializado”.

Desde el oficialismo han mandado unos mensajes que dan fuerza a la tesis de Alarcón. “Ojalá esta medida de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz y del TSJ sea entendida por Leopoldo López y después de casi cuatro años en Ramo Verde envíe un mensaje de rectificación y de paz al país, porque el país quiere paz”, declaró Maduro el sábado.

Protestas
Los opositores venezolanos salieron a las calles este domingo y conmemoraron 100 días de protestas contínuas.
Los opositores venezolanos salieron a las calles este domingo y conmemoraron 100 días de protestas contínuas.

Contra la Fiscalía

En su primera reacción luego del anuncio de la medida a favor de López, el mandatario venezolano pretendió lavarse las manos del caso y atribuirle la responsabilidad de la detención del opositor exclusivamente a la ahora díscola fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz.

“Él (Leopoldo López) está procesado, penado y preso por responsabilidad de la Fiscalía General de la República. Yo jamás he movido un dedo porque nunca he intervenido en las decisiones del Ministerio Público”, dijo, obviando que a lo largo de 2013 y 2014 dijo en varias ocasiones que le tenía lista una celda a su adversario político.

Ciertamente fue la Fiscalía la que investigó y acusó a López por los disturbios en los que degeneró la marcha que el 12 de febrero de 2014, en un proceso que su defensa ha denunciado como amañado, porque no le permitieron presentar pruebas. Sin embargo, ninguno de los jueces que tuvo en sus manos el caso tomó cartas en el asunto, ni siquiera el TSJ.

Asimismo el Jefe de Estado parece que olvidar que el mismo día que López se entregó a las autoridades para enfrentar su proceso afirmó: “Deben saber ustedes que se desarrollaron acontecimientos, hasta esta ahora pacíficos, con la entrega como debía ser de este jefe político de la derecha fascista venezolana que ya está en manos de la justicia (…) tiene que responder ante la Fiscalía, ante los tribunales y las leyes de la República por sus llamados a la sedición”.

Por último, parece que el mandatario también pretende zafarse de cualquier responsabilidad por la condena al opositor, obviando que la Procuraduría, es decir el abogado del Gobierno, se sumó a la acusación que la Fiscalía presentó contra López.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que será la principal consecuencia de la consulta popular que se celebró en Venezuela?

Maduro suspenderá la Constituyente
Convocarán elecciones generales este año
El Gobierno desconocerá la consulta y se intensificará la crisis
La oposición incrementará la presión popular
ver resultados

Las Más Leídas