La encuestadora Cedatos presentó el 22 de marzo su último estudio acerca de la intención de votos de los electores frente a los aspirantes Guillermo Lasso, Creo-Suma, y Lenín Moreno, Alianza País, y aunque a estas alturas ya no hay secretos en cuanto a lo dicho por ese trabajo de campo, el mismo señalaba que 84% de los sufragantes están claros por quién van a votar el 2 de abril y 16% aún no se ha decidido.

El estudio sobre la intención de voto se hizo en 23 provincias, entre el 18 y 21 de marzo, cuyo resultado indicaba que si fueran hoy las elecciones Lenín Moreno ganaría con 45,7% y Guillermo Lasso obtendría un 41,5%. Esos datos movieron las redes. Se habló de cambios de opinión de última hora, de hackeo, y el tema se volvió viral en el ámbito político, pero esto tampoco equivale a la última palabra. Ambos candidatos deben trabajar esta semana en su cierre de campaña y en afinar la maquinaria para asegurar las papeletas y evitar los votos nulos o blancos.

De acuerdo con la empresa encuestadora, el nivel de confianza de su estudio fue de 95% y un margen de error de +- 3,4%, sobre estimaciones nacionales.

También las encuestas de cuatro empresas: Opinión Pública Ecuador, Perfiles de Opinión, Market y Cedatos ubican primero a Moreno por un estrecho margen. El candidato de Alianza País lidera la intención del voto con entre 45,7% y 48,9% del favoritismo, mientras Lasso recoge entre 34,4 y 45% de la intención de voto. Las proyecciones presentadas incluyen los votos nulos y los blancos.

El miércoles pasado, hasta la medianoche, era la última fecha para presentar estudios o encuestas y todos los medios de comunicación, así como redes sociales manejaban la misma información.

Lasso, a una pregunta sobre lo que dicen las encuestas, señaló que nada está dicho hasta que la gente se exprese en las urnas; mientras, este lunes estuvo en Cuenca (Azuay) y culminará su periplo electoral el jueves (30) en la provincia de Guayas. Moreno cerrará su campaña en Quito, Pichincha.

La campaña sucia en estas elecciones ha tenido hitos altos. El Centro de Estudios y Datos (Cedatos) señaló, por ejemplo, que información de sus computadoras fue manipulada por personas desconocidas por ellos, donde los acusan, entre otras cosas, de recibir del Banco Guayaquil recursos para hacer estudios en favor de Guillermo Lasso (Creo-Suma).

La situación anterior se debió, al parecer, a un estudio de campo, previo al del 22 de marzo, que daba ganador a Lasso por escaso margen, el cual indicaba -en ese momento- la intención de voto del ecuatoriano. La empresa considera que fue una reacción a su trabajo transparente. Una parlamentaria de Alianza País aceptó los datos falsos entregados en sus manos y solicitó a la Fiscalía General del Estado la investigación de la empresa por manipulación de información.

El presidente de Cedatos, Ángel Polibio Córdova, dijo que "la actitud de la parlamentaria era una bajeza” y que se iban (la empresa) a defender. Acción que cumplió el 24 de marzo cuando sus abogados fueron a la Fiscalía a introducir sus documentos ante lo que consideran es una ofensa a su trabajo.

Analistas políticos señalan que la estrategia busca que el CNE impida a Cedatos, con 42 años en el mercado, dar resultados de exit poll el 2 de abril como lo hizo el 19 de febrero (primera vuelta) y que fueron determinantes ese día, ya que se comprobó su exactitud numérica.

A finales de la semana pasada, el candidato opositor a vicepresidente de Creo-Suma, Andrés Páez, anunció la instalación de un centro de información que dirá 45 minutos antes los resultados, porque con ello impedirá cualquier situación que los perjudique. Esto lo dijo durante un programa político de radio en la provincia de Guayas.

Al ser interrogado sobre la necesidad de que estén registrados ante el CNE para poder hacer un exit poll, indicó que el ente comicial “se fuera al ¡Carajo!”. A su vez, Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral, advirtió a la ciudadanía que sólo debe guiarse por la información que genere el organismo oficial habilitado para ello y que evitarán las especulaciones.

La situación no se ha detenido, ya que un documento del CNE dado a conocer a través de su página web el sábado 25, reclamó “la campaña sucia” que apareció en autobuses del transporte público contra ambos candidatos, que exhibe mensajes negativos. Aseguró que no ha autorizado este tipo de campaña, por lo que procedió a su eliminación.

El tema de meterse con familiares, relacionados, ligar a los aspirantes a situaciones de corrupción o del pasado ha sido la nota diaria en esta campaña.

Los analistas políticos y medios en general acusaron al presidente Rafael Correa de haber usado sus sabatinas (programa de TV y radio que sale los sábados para hablar de la gestión de Gobierno), además de actos oficiales en los que inaugura obras, visita localidades, para hacer campaña por Moreno, un claro ventajismo electoral.

Se trata de un ejercicio político-publicitario parecido al realizado en Venezuela por el fallecido presidente Hugo Chávez y el actual, Nicolás Maduro, en el que señalaban la importancia de seguir con el proceso revolucionario y para ello usaba los medios del Estado, a fin de impulsar sus propuestas frente a una oposición con pocos recursos para contrarrestarlas y así vencer en las urnas electorales, aparte de realizar otros abusos colaterales.

Promesas

La campaña de Lenín Moreno apunta a su plan Toda Una Vida que busca proteger a los ecuatorianos desde el vientre materno hasta la vejez y que incluye ofertas de vivienda, educación, salud y empleo. Un aparte tiene que ver con la creación de universidades, entre ellas agrícolas.

Lasso aboga para que todos los estudiantes puedan escoger su carrera universitaria y aspira a eliminar la Senescyt (Secretaría Nacional de Educación Superior Ciencia y Tecnología) que se encarga de hacer las pruebas que los estudiantes deben presentar y de acuerdo con un puntaje entrar a las casas de estudio estatales o recibir becas del Estado para que el aspirante escoja dónde quiere estudiar.

Ambos hablan de mantener el bono de Desarrollo Humano (50 dólares que aporta el Estado a aquellas familias o madres de hogar en la línea de pobreza), pero el candidato de Creo-Suma señala que incluirá a los que están fuera de las listas del Gobierno. Le agrega a ello su plan de un millón de empleos, ofertas para los maestros y crear el Ministerio de la Juventud, entre otras propuestas.

El tema migratorio, los aeropuertos, zonas económicas especiales son otros asuntos de interés de los candidatos.

La Iglesia se ha reunido con ambos candidatos en diferentes oportunidades, con la intención de escuchar sus propuestas y que ellos escuchen sus preocupaciones.

Un debate organizado por la Red de Maestros del domingo 26 de marzo -muy relacionado con el Gobierno- fue suspendida, debido, en opinión de este grupo, a que Guillermo Lasso no había aceptado las condiciones de la organización de certificar con un acta notarial no haberse beneficiado de actos de corrupción o haber participado o recibido créditos por acciones como la salida de su patrimonio a paraísos fiscales, la crisis financiera de 1999 o los casos de corrupción Odebrecht y Petroecuador.

Moreno, anteriormente, había aceptado participar en el evento de los maestros y mostró a través de las redes sociales su declaración notariada, pero se negó a un debate frente a las cámaras de CNN. Él aduce que busca construir el diálogo y no un debate.

La campaña electoral de los dos candidatos aspirantes a la presidencia culminará el 30 de marzo (jueves). Desde esa fecha habrá silencio electoral en el que se prohíben los actos proselitistas y el viernes se inicia la Ley Seca.

El acceso de los medios y periodistas a hablar con el candidato de Alianza País, Lenín Moreno, se ha limitado, el propio partido o el candidato aducen siempre situaciones de espacio, agenda complicada y enfocan su trabajo en la calle, con la gente, medios proclives a sus intereses, pero sí se ha quejado de informaciones tergiversadas en medios periodísticos privados.

Mientras Guillermo Lasso, Creo-Suma, ha usado los medios hasta donde ha podido, ha sido más abierto.

Una ONG Participación Ciudadana había revelado que previo a la primera vuelta (19 de febrero) la presencia de Moreno en medios públicos había registrado 715,37 minutos y Lasso 220.72. En medios privados Moreno apareció 645,69 minutos y el candidato Lasso 769,84. Lo que en su concepto es un ventajismo político.

Código democrático

El sistema electoral ecuatoriano se basa en un Código de la Democracia o Ley Orgánica Electoral, aprobada en 2009.

Este código destaca, entre otras cosas, que los ecuatorianos tienen derecho a revocar el mandato que hayan conferido a las autoridades de elección popular; conformar partidos y movimientos políticos, afiliarse o desafiliarse libremente de ellos y participar en todas las decisiones que éstos adopten y exigir la rendición de cuentas y la transparencia de la información de los sujetos políticos.

A pesar de que en la calle pareciera que los votos se inclinan al candidato de Creo, Guillermo Lasso, los números dicen otra cosa. Un estudiante, Daniel, canta cada vez que puede el eslogan de Lasso que aparece en los medios, sean radio, TV o redes sociales, y Coronel, otro estudiante, insiste en votar “todo, todito, todo, por Lenín”.

Ambos no llegan a los 18 años, pero en este país si quieres participar en el proceso electoral lo puedes hacer a partir de los 16 años, aunque no es obligado, como sí ocurre una vez que llegas a la mayoría de edad, 18 años, y hasta los 65 años.

Los dos aspirantes han recorrido el país, han entablado alianzas políticas, y esas decisiones -cada tendencia política- se lo ha sacado en cara al otro; han ofrecido cambios desde los primeros días en que se instalen en Carondelet, en mayo próximo, por lo que la mesa está servida dice una manida frase conocida por todos.

Mientras el proceso organizado por el CNE sigue adelante, el 23 de marzo fueron distribuidos los paquetes electorales a las provincias; el jueves 30 será la votación adelantada de los presos sin sentencia y el 31 (viernes) se llevará a cabo el Voto en casa. Si alguien quiere saber dónde se imprimieron las papeletas y demás material electoral fue en el Instituto Geográfico Militar y una empresa privada hace el armado de los paquetes electorales (cotillones).

El CNE tomó en cuenta las recomendaciones de la OEA, en los paquetes ya no habrá marcadores rojos, solo azules y negros; no se utilizarán urnas biombos sino una urna y dos biombos individuales para cada junta receptora del voto y fortalecerá los controles de monitoreo.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que será el principal resultado de las protestas en las calles impulsadas por la oposición venezolana?

Aumento de la represión sin logros en lo político
Adelanto de elecciones generales
Renuncia de Nicolás Maduro
Convocatoria de elecciones de gobernadores
ver resultados

Las Más Leídas