BUENOS AIRES.- El cuerpo hallado el pasado martes en un río del sur de Argentina y que fue trasladado este jueves a la morgue judicial de Buenos Aires fue colocado en un cajón sellado a la espera de que se inicie este viernes la autopsia para intentar establecer si se trata del joven desaparecido Santiago Maldonado.

La Fiscalía Federal de Esquel, la localidad sureña cerca de la cual fue hallado el cadáver, informó en un comunicado que, previo a su traslado por vía aérea a Buenos Aires, el cuerpo fue sometido en la morgue local a un procedimiento para su resguardo.

"El procedimiento en la morgue consistió en su colocación en un cajón con las medidas de seguridad requeridas por los técnicos que participaron, procediéndose al sellado, precintado y rúbrica de los presentes", precisó la Fiscalía.

Además, todo el procedimiento fue registrado fílmicamente de acuerdo con lo ordenado por el juez federal Gustavo Lleral, que investiga la desaparición de Maldonado, quien fue visto por última vez el 1 de agosto en una protesta de una comunidad mapuche que fue reprimida por efectivos de la Gendarmería argentina.

En el procedimiento en la morgue participaron personal del Juzgado Federal de Esquel, de los peritos de la familia de Maldonado, del Equipo Argentino de Antropología Forense y de la Fiscalía Federal de Esquel.

El cadáver fue encontrado este martes al mediodía, flotando a unos metros de la orilla del río Chubut, muy cerca de donde se produjo la protesta.

La familia estuvo presente en ese lugar, pero dijo que no se ha podido determinar su identidad y que esperará la autopsia y las pruebas de ADN.

La autopsia al cuerpo se realizará desde la mañana de este viernes en la morgue del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Argentina, con la intervención de todas las partes que integran la causa: las cinco querellas y el único imputado de la Gendarmería que se presentó en el expediente.

La Fiscalía precisó que "la semana pasada, luego de que los medios de comunicación informaran sobre medidas de prueba respecto de las lesiones que habría sufrido un gendarme", se presentó en forma espontánea ese agente, identificado como el subalférez Emmanuel Echazú, "a los fines de ponerse a disposición de la investigación".

Según explica el comunicado, "la presentación la hizo por intermedio de sus abogados de confianza y, dada la normativa procesal que rige en la materia" y los derechos establecidos en el Código Procesal Penal de Argentina, "se le dio intervención como imputado con acceso a la causa penal".

"Esta es la única participación que ha tenido cualquier integrante de la fuerza investigada en el expediente, por lo que se niega categóricamente que exista una querella constituida de la Gendarmería Nacional en estas actuaciones", aclaró la Fiscalía.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas