CIUDAD DE MÉXICO.- El empresario mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, consideró este martes que el proceso de reconstrucción de las zonas dañadas por dos terremotos que sacudieron México en septiembre impulsará la actividad económica en el país.

"No tengo duda de que va a generar mucho empleo, mucha actividad económica", dijo el dueño de América Móvil y el Grupo Carso en una conferencia de prensa en la que se anunciaron acciones de la Fundación Carlos Slim en apoyo de los damnificados.

Los terremotos del 7 y el 19 de septiembre golpearon a México justo en momentos en que hay incertidumbre por el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta o TLCAN, en español) con Estados Unidos y Canadá, que data de 1994.

La cuarta ronda de renegociación del pacto comenzará mañana en Washington entre nuevas amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirarse del acuerdo comercial, que convirtió las exportaciones en uno de los grandes motores de la economía mexicana.

Slim evitó opinar sobre el futuro del Nafta, pero afirmó que las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que se aplicarían en caso de una cancelación del acuerdo, son "muy estimulantes al comercio internacional". "Ningún país puede vivir sin comercio internacional, por más aislado que esté", afirmó.

Para el empresario, que es un gran defensor de las bondades de apostar más por la economía interna, los terremotos fueron una "tragedia", con cerca de 470 muertos y unas 150.000 viviendas dañadas, pero desde el punto de vista económico tendrán "efectos muy positivos".

Sobre todo, estimó, servirán para estimular las economías locales de las zonas afectadas, como Oaxaca y Chiapas, dos estados pobres del sur del país.

"Se va a desarrollar más la economía interna de estos lugares porque al haber demanda de materiales, haber más trabajadores, haber empleo, tienen que comer, tienen que vivir, tienen que construirse cosas locales", señaló.

Slim dijo que la Fundación Carlos Slim destinará más de 2.300 millones de pesos (unos 127 millones de dólares), de los cuales una sexta parte procede de recaudaciones, para ayuda humanitaria, reconstrucción y reforzamiento de escuelas, hospitales y patrimonio histórico dañados.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario