Los sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, a quienes un jurado en Nueva York encontró culpables de conspirar para introducir unos 800 kilos de cocaína a territorio estadounidense, han sido vinculados en Venezuela a carreras ilegales, conocidas como “piques”, con vehículos de lujo y motocicletas de alta cilindrada.

En una nota del Diario La Voz de Guarenas, una ciudad situada a unos 30 minutos de la capital de Venezuela, denuncia que un hombre que dijo ser el hijo de Maduro atacó a la policía local. Por otro lado, una fuente, que pidió resguardar su identidad por razones de seguridad, aseguró que los primos Flores fueron atendidos en varias oportunidades en la Clínica Santa Sofía en Caracas por choques durante los “piques”. También el trabajo de investigación de la web A todo momento; que pone rostro a Hamudi una de las piezas claves del negocio que emprenderían los Flores y cuyo nombre fue confirmado por la Fiscalía durante el juicio, los ubica en estas prácticas.

“Yo soy hijo de Maduro”

“‘No sabes con quién te metiste, yo soy hijo de Maduro, mañana tú y todos tus policías están presos y botados’, le dijo un sujeto al funcionario de la Policía de Guarenas que pretendía desalojar a unos 50 participantes de una carrera de motocicletas de alta cilindrada que se realizaba en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, según testimonios de testigos de los hechos registrados la madrugada del pasado 3 de abril”, así reportaba el 6 de abril de 2014 el diario.

El medio local relató que los policías se detuvieron cuando observaron que la vía estaba bloqueada por una multitud de personas que estaba en una competencia de “piques”, en lujosas motocicletas entre las que destacaban las V-Strom y Kawasaki de 650 cc, la misma cilindrada que usan los cuerpos de seguridad del Estado. Del intento de detener la carrera ilegal conocida como “piques” resultaron varios policías heridos.

“…Un hombre vestido con suéter color negro, pantalón deportivo color negro, contextura robusta, tez clara, de aproximadamente 1.60 metros de estatura, esgrimiendo un arma de fuego tipo pistola, apuntando a un policía en el rostro al que le dijo: ‘No sabes con quién te metiste, yo soy hijo de Maduro, mañana tú y todos tus policías están presos y botados’. Tras la amenaza, al sitio llegaron dos camionetas modelo 4Runner de las cuales se bajaron varios sujetos, según el relato de los que allí estaban, ‘portando pistolas y fusiles de asalto R-15’”, escribió el periodista Richard Sanz.

Carros modificados

El trabajo del portal de noticias A todo momento ubicó a Hamudi, quien según las declaraciones de los propios Flores a la DEA fue quien los puso en contacto con “El Flaco” en Honduras, y este a su vez con “El Sentado”, asesinado en diciembre de 2015, quien era un informante de la DEA que pasaría la droga por Honduras hasta México y de allí sería trasladada a Estados Unidos por los supuestos jefes de un cartel mexicano que también eran informantes del cuerpo antidrogas.

La web asegura que Hamudi era el apodo de Mohamad Khalil Abdul Razzak Yánez, C.I. V-14.034.083 y quien fuera asesinado el 20 de Octubre del año 2015 en la vía de Charallave en Santa Teresa del Tuy, en el Estado Miranda. Según A Todo Momento, Hamudi era el encargado de modificar los vehículos de lujo que los sobrinos Flores usaban en estas competencias. La web además difundió fotos de Hamudi y los Flores rodeados de carros de lujo y potentes motos.

Por otro lado, una fuente que no quiso ser identificada por razones de seguridad, aseguró, que los sobrinos Flores ingresaron en más de una oportunidad a la Clínica Santa Sofía, ubicada en una urbanización de clase media-alta de la ciudad de Caracas. La fuente comentó que fueron atendidos por heridas menores luego de chocar en los piques. “La primera vez dijeron que conducían un Nissan, la segunda vez un Ferrari y el tercer ingreso fue por chocar en un Lamborghini”, dijo.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas