Temer cabildea con diputados en vísperas de su imputación por cargos de corrupción
La agenda del mandatario este martes estuvo más llena que nunca e incluyó audiencias con 42 diputados, recibidos en grupos o en forma individual durante todo el día.

BRASILIA.- El presidente brasileño, Michel Temer, dedicó la jornada de este martes al cabildeo con decenas de diputados, en vísperas de la probable presentación de su defensa frente a los cargos de corrupción que ha formulado en su contra la Fiscalía.

La agenda del mandatario este martes estuvo más llena que nunca e incluyó audiencias con 42 diputados, recibidos en grupos o en forma individual durante todo el día.

Temer no lo confirmó, pero dio a entender que el asunto en todos esos encuentros sería la preparación del terreno para bloquear la denuncia por obstrucción judicial y asociación ilícita presentada por la Fiscalía, que sólo puede ser analizada por la Corte Suprema si lo autoriza la Cámara de Diputados.

"Voy a conversar con representantes de todos los partidos de la base" oficialista), explicó Temer en diversos mensajes en las redes sociales, en los que subrayó que sabrá "lidiar con una denuncia inepta y sin sentido".

Temer manifestó también que "Brasil no será pautado por la irresponsabilidad y la falta de compromiso de alguien que se perdió en sus propias ambiciones", en aparente alusión al exfiscal general Rodrigo Janot, quien formuló las denuncias antes concluir su período en ese cargo, el pasado 18 de septiembre.

Janot acusó a Temer de obstrucción a la justicia y asociación ilícita sobre la base de unos testimonios dados por ejecutivos del grupo JBS que afirmaron, en el marco de un acuerdo de cooperación judicial, que sobornan al mandatario desde 2010 a cambio de favores políticos.

En esas declaraciones se asegura que Temer siguió recibiendo comisiones ilegales por facilitar los negocios del grupo cárnico aún después que asumió el poder, en mayo del año pasado, una vez que comenzó el proceso que acabó con la destitución de Dilma Rousseff.

La propia Fiscalía anuló el acuerdo con JBS tras comprobar que sus ejecutivos habían ocultado información o aportado datos falsos, aunque aún así sostiene que las supuestas pruebas obtenidas contra el presidente mantienen su valor legal.

Temer ha contestado esa tesis y asegurado que los testimonios de los dueños de JBS, a quienes hoy volvió a tildar de "criminales", no pueden ser usados para justificar un proceso que ha llegado a calificar de "conspiración".

El plazo para la presentación de la defensa del mandatario ante la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara baja, en la que tramita el asunto, vencerá la semana próxima y los abogados aún no han confirmado cuándo pretenden entregarla.

Sin embargo, el diputado Roberto Mansur, subjefe del oficialismo en la Cámara baja, aseguró hoy que la defensa será entregada mañana, con lo que esa comisión pasaría a contar con otras cinco sesiones para redactar un informe sobre el asunto.

Ese informe será remitido luego al pleno de la Cámara baja, que por normas de la Constitución brasileña debe autorizar la apertura de un juicio penal contra un mandatario en ejercicio del poder.

Esa autorización requiere el aval de una mayoría de dos tercios del pleno de la Cámara de Diputados (342 votos), en el que la base oficialista conserva la clara mayoría que ya le permitió bloquear una primera denuncia formulada contra Temer por la Fiscalía sobre la misma base de los testimonios de los dueños de JBS.

Esos primeros cargos, que acusaban a Temer del supuesto delito de corrupción pasiva, fueron negados en el pleno de los diputados por 263 votos, frente a los 227 que se pronunciaron por enjuiciar al mandatario.

Por los plazos que contempla el proceso hasta llegar al pleno de la Cámara baja, el presidente de ese organismo legislativo, Rodrigo Maia, calculó hoy que la votación que definirá la suerte de Temer será realizada entre los días 23 y 24 de octubre.

Maia, un fiel aliado de Temer, agregó incluso que ha vetado la posibilidad de que diputados viajen por motivos oficiales en esas fechas, pues "tienen que estar todos en esa votación" para "pasar la página" de una denuncia que, así como sucedió con la primera, hasta en la oposición se cree que será bloqueada por la Cámara baja.