@JessyCarrillo

Fue en el octavo día del juicio de Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores De Freitas, cuando las partes expusieron sus argumentos de cierre a los miembros del jurado.

Durante sus exposiciones tanto la Fiscalía, como la defensa, intentaron convencer a quienes tienen la responsabilidad de decidir el destino de los acusados.

La defensa aprovechó su oportunidad para decirle al jurado que la Fiscalía no pudo probar más allá de cualquier duda razonable que los acusados eran culpables del delito que se les acusa.

La Fiscalía tiene la obligación de presentar un caso que demuestre y convenza al jurado de que los acusados son culpables “más allá de toda duda razonable.” Si son declarados inocentes, ésta sería la última etapa del sistema de justicia penal. Quedan libres. Por otro lado, si los acusados son condenados por uno o más delitos, permanecerán en prisión hasta que se les dicte condena.

Randall Jackson, abogado de la Defensa, nombró 8 dudas razonables que quedaban luego de ver las evidencias de la Fiscalía:

1- Gobierno falló en demostrar que los acusados tenían la capacidad de trasladar 800 kilogramos de cocaína. En este punto, Jackson aseguraba que sus clientes eran “dos hombres con vida y familia”. Además, sin mostrar ninguna evidencia, el defensor de Campo Flores aseguró que se trata de “unos muchachos, estúpidos e idiotas que no entendían en lo que se estaban metiendo".

2- El caso está basado en informantes confidenciales a los que no se les puede creer. Jackson le hablaba al jurado sobre el informante CS-1, José Santos Peña, quien cometió el delito de perjurio al negar que estuviese negociando con drogas desde la cárcel.

“El testigo estrella de este caso fue capturado con las manos en la masa en pleno estrado ¿Cómo podemos creerle?”, se preguntó.

3- Gobierno falló en obtener drogas. La defensa aseguró que la Fiscalía no pudo presentar pruebas que vincularan a los sobrinos con drogas. “No fueron capaces de tomar una muestra del supuesto kilogramo de drogas que manipulaba Efraín Campo Flores. Santos Peña dijo que era cocaína solo porque era aceitosa, pero no hubo ninguna prueba que lo confirmara”.

4- Agente especial de la DEA, Sandalio González, no grabó las declaraciones post arresto. El oficial aseguró que tomó la decisión por razones de seguridad. Defensa cuestionó la decisión. Además, recordó que el informante José Santos Peña tampoco grabó el cuarto encuentro, realizado en un local nocturno, con los sobrinos.

5- Fiscalía falló en demostrar que la droga entraría a EEUU. “Cuando hablaron con CS-1, el día del arresto mencionaron destinos como Europa y Canadá”, dijo Jackson. Aseguró durante su intervención que sus clientes no creyeron que el destino de la droga era Estados Unidos.

6- Evidencia demuestra que ellos pensaban quedarse con el dinero y nunca entregar la droga. Aseguraron que no tenían cómo entregar esa cantidad de droga.

7- Hubo entrampamiento. “La Fiscalía tenía que demostrar que no fueron "entrampados" más allá de toda duda razonable”. La defensa enfatizó el hecho de que los informantes de la DEA fueron quienes armaron el plan para que la droga viajara a Estados Unidos.

Asimismo dijeron que los acusados están relacionados con personas poderosas, pero que ellos no lo son: “Ellos tenían guardaespaldas pagados por el Estado porque Caracas es tan peligrosa que tendrías que estar loco para caminar por Caracas por tu cuenta”, dijo Jackson.

8- Fiscalía no mostró evidencia para demostrar que había una conspiración para importar drogas a EEUU. Una vez más, Jackson aseguró que la Fiscalía no pudo mostrar aviones, lanchas o drogas. “La DEA quiso atraparlos antes de que quedara en evidencia que ellos no podían hacer la importación de la droga".

Escuchen al Juez

Por su parte, la Fiscalía pidió al jurado que escucharan las instrucciones que el Juez Crotty va a darles para que puedan tomar su decisión.

Uno de los argumentos que usó Emil Bové se basó en el hecho de que no importa si había o no cocaína. Ellos la estaban presentando como tal. Y de eso precisamente se trata la conspiración.

Bové también aclaró al jurado que no hubo "entrampamiento" porque fue César Daza, alias “El Flaco” y “Negrito”, quien los puso en contacto con “El Sentado”. Además recalcó que Daza no trabaja para los EEUU.

Los Fiscales, que pidieron al jurado declarar a los acusados culpables, aseguraron que las grabaciones son más que suficientes para demostrar la conspiración. Y que pueden valerse de las confesiones que dieron en el avión de la DEA Campo Flores y Flores De Freitas

“Los acusados pensaron que estaban por encima de la ley. Se creían poderosos y actuaban impunemente debido a quiénes eran" dijo Brendan Quigley. “Los acusados pensaron que estaban por encima de la ley. Se creían poderosos y actuaban impunemente debido a quiénes eran" dijo Brendan Quigley.

Bove mostró algunas evidencias a lo largo de su intervención y destacó una captura de pantalla de su Blackberry Messenger. El Fiscal explica que ese teléfono lo había dejado en Venezuela al momento de reunirse con las fuentes confidenciales. Sin embargo Campo Flores conversó con “El Sentado”, informante hondureño de la DEA que murió asesinado, y éste se lo entregó a la DEA.

“Lo que quiero es empezar a trabajar porque la campaña (electoral de 2015 para la Asamblea Nacional) está aquí y yo siempre contribuyo con dinero ¿sí me explico?”, escribió Campo Flores. “Lo que quiero es empezar a trabajar porque la campaña (electoral de 2015 para la Asamblea Nacional) está aquí y yo siempre contribuyo con dinero ¿sí me explico?”, escribió Campo Flores.

Otro punto que explotó hábilmente la Fiscalía fue decir que si bien el Agente Especial Sandalio González no había grabado las confesiones, no hay razón para pensar que hubo un mal manejo de las mismas. “En las confesiones hay referencias a Hamudi, Gocho y Pepero. El agente González no tenía conocimiento de la existencia de esos individuos cuando tomó nota de la confesión”, dijo Bove.

Además, aseguró que en las grabaciones hay por lo menos 13 menciones de las fuentes confidenciales diciendo que la droga sería enviada a los Estados Unidos y ellos nunca se opusieron.

“Los argumentos de la defensa chocan aquí. Nos han hablado de lo temerarios que pueden llegar a ser los miembros del Cártel de Sinaloa y luego quieren hacernos creer que los acusados iban a robarle 11 millones de dólares”, dijo el Fiscal.

También le hicieron ver al jurado que la información hallada en sus teléfonos celulares hace ver que entre los meses de agosto y septiembre ellos hablaban de llevar drogas a países centroamericanos.

Ya se dijo todo lo que había que decir, no hay más chance de convencer al jurado. Ahora las partes deben esperar a que las deliberaciones terminen. Aunque no hay un tiempo fijado para la entrega del veredicto el Juez Crotty espera que sea a más tardar el lunes 21 de noviembre. En casos muy extremos si no se consigue unanimidad en el veredicto el Juez puede decretar juicio nulo y la Fiscalía puede pedir que inicie un nuevo proceso con nuevo jurado.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas