REDACCIÓN

Médicos de La Habana confirmaron a Diario de Cuba que la esperada venta de computadoras portátiles y autos a profesionales del sector está en marcha, pero como en muchas otras ocasiones, el Gobierno empezó por directivos y personal que trabaja directamente en el Ministerio de Salud Pública (MINSAP)

Según las declaraciones de la doctora Ana, médico del hospital Calixto García, uno de los más reconocidos de la capital de la isla, “no conozco ningún especialista que trabaje con la población que haya recibido nada hasta ahora. Los beneficiados son burócratas que no han visto un paciente en años”.

Su criterio forma parte de una compilación de opiniones que realizó la reportera Adriana Zamora (Diario de Cuba), quien indagó por el avance de la tan anunciada medida.

Antonio, otro médico general integral entrevistado, dijo a la reportera que no esperaba beneficio alguno de la medida. "Desde que oí hablar del asunto por primera vez tuve muy claro que a mí no me iba a tocar. Le comenté a mis compañeros que eso iba a ser para los jefes, y para de contar".

Tal como demuestran los años y el modo de proceder en la isla, es muy común que los beneficios de cualquier decisión a nivel de Gobierno demoren mucho en llegar, o no lleguen, a la población, de ahí la certeza con la que los galenos cubanos emiten opiniones llenas de escepticismo.

Antonio, quien trabaja como médico de familia, no espera por el carro ni por la laptop, según le aseguró a la reportera. "Eso va a ser igual que con la internet", le comentó. "En teoría, tengo internet en la casa. Pero trata de navegar o bajar alguna información y verás. Te puedes pasar una semana bajándola, que todavía no vas a poder".

La indagación de Diario de Cuba incluye además la opinión de una ginecóloga, de nombre Yadira, a quien no le extraña en lo más mínimo que sean algunos “cuadros” quienes reciban los primeros autos. "Si sobra alguno después de que ellos estén cómodos, 'bajará' para que los especialistas nos fajemos por conseguirlos".

El sistema de salud cubano se nutre de personal médico y paramédico que muchísimas veces se ve obligado a transportarse largas distancias en medios públicos con el objetivo de llegar al lugar donde ofrecerán su servicio o atenderán su consulta. No pocos recorren distancias de hasta 90 kilómetros (unas 56 millas) o más, a veces, hasta dos veces en el mismo día.

Esa puede ser la causa del malestar que expresa Yadira a la reportera de Diario de Cuba cuando afirma que es “injusto que prefieran beneficiar a personas que no tratan con la población, mientras que los que sí lo hacemos seguimos pasando trabajo".

Pero no todos consideran, como Antonio, que “vale la pena decir nada" al respecto. Ana sí cree que haya muchas cosas que decir: "No me puedo quedar callada, porque no entiendo que el director de un hospital tenga derecho a un carro cuando un cardiólogo llega al hospital en bicicleta".

En su opinión, esto no es justo ni con los médicos ni con los pacientes, que reciben a un especialista agotado. "Los he visto yo en el medio del salón pedirle a otro doctor del equipo que empiece la operación porque a ellos todavía les tiemblan las manos después de tanto pedalear", asegura a Diario de Cuba.

La información de que los médicos cubanos recibirían el beneficio de un auto o una laptop con conexión a Internet desde la casa circuló por varios medios de prensa esta semana, y fue confirmada desde la isla por algunos blogueros que se hicieron eco de lo que parecía una buena propuesta.

Sin embargo, todo parece indicar que la felicidad tardará en llegar a quienes más la necesitan. Diario de Cuba cita al oficialista Blog de Yohandry (seudónimo que utiliza la Seguridad del Estado en la isla), según el cual una fuente de Ministerio de Salud Publica confirmó que el plan es "regalar unos 200 (autos) a médicos destacados" y que "ya se han entregado 40".

Las cifras quedan muy por debajo de las necesidades y lo que para muchos profesionales pudiera llegar a ser hasta un estímulo laboral, no pasará de ser una nueva quimera. Es solo un poco de maquillaje para un sector que impulsa en mucho los ingresos de divisa que recibe el país y recibe bien poco a cambio.

LEA TAMBIÉN:

 

Deja tu comentario