Es importante introducir el deporte en la vida de los niños desde muy pequeños. No solo les permitirá ser más activos y saludables, sino que además les enseñará algunas lecciones fundamentales de vida, que seguramente les serán de mucha utilidad cuando crezcan.

Hacer deporte es tan importante como una buena educación, porque les ayuda a crear una serie de hábitos positivos que harán posible que tengan éxito en cualquier otra cosa que se propongan en la vida. Estas son algunas de las enseñanzas clave que tu hijo puede aprender haciendo deporte:

Cuando practican algún deporte, los niños aprenden, en primer lugar, la importancia de la disciplina. Deben tenerla para asistir regularmente a las prácticas, para entrenar con constancia y hacer los ejercicios necesarios y para dar lo mejor de sí mismos cada vez que juegan. Igualmente, aprenden a tener un objetivo y una estrategia para alcanzarlo. Meter un gol, hacer una carrera, encestar un punto, todo ello representa un éxito en la vida del niño.

Otro aprendizaje que obtienen los niños es el trabajo en equipo. El deporte fomenta la amistad y el trabajo en colaboración con los demás. Tanto en los juegos como en la vida, es difícil lidiar con todo en solitario. Por eso el deporte les enseña a ser buenos jugadores de equipo, a ayudar a los demás, y a pedir ayuda cuando la necesitan.

Cuando hacen deporte, los niños aprenden a seguir las reglas. Los juegos tienen sus normativas, y la escuela, el trabajo y las relaciones personales también. Por último, les enseña a ser persistentes y resistentes. Ellos entenderán que perder no significa fracasar y que siempre tendrán otra oportunidad para rectificar, jugar de nuevo y ganar.

@PosadaLifeCoach

 

Deja tu comentario