Por lo general, suelen detectarse las orugas en la huerta cuando ya es muy tarde, cuando, por ejemplo, las lechugas más grandes comienzan a marchitar. En esos casos, ya suelen estar afectadas las raíces. Y en el de plantas más pequeñas, a veces se echan a perder por completo. Zanahorias, apio, patatas, cebollas y puerro pueden arruinarse por completo por estos insectos.

Sin embargo, es difícil combatirlos, ya que suelen permanecer en el suelo y es difícil detectarlos. Lo mejor es tentar primero a las orugas para luego combatirlas. Una buena forma de atraerlas es con una mezcla de 200 gramos de cereales, tres cucharadas de azúcar y el doble de agua. Una vez que aparecen las orugas, hay que recolectarlas.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Los decretos sobre inmigración firmados por Trump le generan:

Confianza
Seguridad
Incertidumbre
Temor
ver resultados

Las Más Leídas