Todo parece indicar que desinhibirse luego de algunos tragos no es tan malo como se pensaba. Según un estudio publicado por el Journal of Psychopharmacology, las bebidas alcohólicas facilitan el aprendizaje de otro idioma.

El informe presentado por un grupo de investigadores de las Universidades de Maastricht y Liverpool y el King’s College señala que al consumir- en baja cantidad-este tipo de bebidas las funciones ejecutivas del cuerpo (recordar, prestar atención...) se ven sensiblemente estimuladas, capacidades importantes al momento de estudiar una segunda lengua.

Al ingerir algunas copas el cuerpo reduce la ansiedad social y mejora la capacidad del lenguaje al adquirir mayor fluidez durante las conversaciones.

Nuestro estudio muestra que el consumo de alcohol puede tener efectos beneficiosos en la pronunciación de un idioma extranjero en personas que recientemente aprendieron ese idioma. Esto proporciona cierto apoyo para la creencia laica (entre los hablantes bilingües) de que una baja dosis de alcohol puede mejorar su capacidad para hablar un segundo idioma“, explica la doctora Inge Kersbergen, del Instituto de Psicología, Salud y Sociedad de la Universidad de Liverpool.

Conejillos de indias

Para el experimento se contó con grupo de participantes que recientemente habían aprendido otro idioma. A la mitad se le entregó una bebida con una dosis minúscula de alcohol (que varió según el peso de la persona) y a otro grupo simplemente una bebida gaseosa.

El segundo paso fue invitar a abrir un debate en el idioma recién aprendido. Quienes ingirieron alcohol tuvieron calificaciones mayores al resto del grupo.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas