Jugos naturales caseros para tomar todo el año
Las frutas deben estar en su punto de madurez justo para no darle un feo sabor al jugo.

El jugo es un alimento saludable y lleno de vitaminas. Si se prepara en casa, uno puede estar seguro de lo que está tomando y combinar las frutas a gusto. Quizá por eso, tomarse un jugo casero siempre brinda una agradable sensación.

A la hora de preparar un jugo en casa, son importantes la higiene de la cocina y el grado de madurez de la fruta. Las frutas que no están maduras tienen menos aroma y dulzor, por lo que luego hay que endulzar el jugo. Por otra parte, las frutas demasiado maduras pueden dar feo gusto a la bebida.

Una vez elegidas las frutas, hay que sacarles el jugo. Para las frutas blandas como las fresas y moras o las de carozo de verano como cerezas, damascos y duraznos no hacen falta más que un instrumento para hacer puré y un lienzo para colar la pulpa. Para un litro de jugo de grosella y cerezas se necesita 1 kilo de grosellas y 700 gramos de cerezas.

A las frutas limpias hay que quitarles el cabito o el carozo en el caso de las cerezas. Luego se las hace puré por separado. Los dos purés de fruta se colocan en un repasador o lienzo limpio formando un saco. Luego hay que ir presionando hacia abajo con la mano hasta que fluya el jugo. Endulzar con azúcar a gusto y ¡listo! Se tendrá un jugo sabroso con mucha vitamina C. Las frutas más duras como manzanas o peras deben ser ralladas en vez de pisadas.

Otro método que lleva más tiempo pero menos esfuerzo consiste en colocar el puré con el lienzo dentro de un colador y dejar que el jugo gotee durante la noche. De hecho, esté método asegura que se cuelen menos partes duras como semillas que cuando se obtiene el jugo por presión.

Con este método también se pueden preparar jarabes que se aligeran luego con agua mineral y se sirven con cubos de hielo. Para un jarabe de moras, hay que disolver 150 gramos de azúcar en un jugo obtenido de 500 gramos de moras al fuego, calentarlo y llenar con él botellas estériles. Con esto se obtienen 350 mililitros de jarabe que dura de tres a cuatro meses. Esta receta funciona también con otras frutas.

Una variante deliciosa combina grosellas con frambuesas y moras. Este jarabe se puede usar también para postres y en invierno se puede servir diluido con agua caliente, como un té.

Si quiere hacer una cantidad importante de jugo como para tener durante más tiempo, hay que calentar el jugo o el jarabe para matar bacterias nocivas. Para ello hay que verter el jugo en botellas esterilizadas y calentarlas de pie y sin cerrar durante unos 20 minutos a 80 grados. Las botellas no deben estar llenas hasta el pico. Luego de haberlas calentado, cerrarlas de inmediato y guardarlas en un lugar fresco. De esta forma, el jugo dura al menos medio año.

Si bien así los jugos duran más, la desventaja es que al calentarlos pierden parte de sus valiosos nutrientes, como vitaminas y minerales.