Las tarántulas no necesitan ni mucho lugar, ni mucho cuidado. Apenas hay que darles algo de comida cada varias semanas, pero más allá de eso son animales a los que les gusta que los dejen en paz. Eso hace a estos animalitos peludos de ocho patas poco complicados, aunque desde ya no son una mascota para cualquiera.

El experto alemán en tarántulas Volker von Wirth ha escrito varios libros sobre este tipo de arañas. Él mismo, que preside la Sociedad Aracnológica Alemana, tiene unas 30 tarántulas. "A diferencia de otros animales de terrario, las tarántulas necesitan mucho menos espacio", dice. Dado que en la naturaleza estos animales también tienen un radio de movilidad relativamente reducido, no necesitan un terrario enorme. "Una araña de tamaño medio con un cuerpo de unos cinco centímetros de largo necesita un terrario de 30 por 20 por 20 centímetros", explica.

Eso quiere decir que el hogar de una tarántula tiene más o menos el tamaño de una caja de zapatos. Es un error pensar que se le hace un favor al animal brindándole un espacio más amplio. "Necesitan contacto con las paredes exteriores", explica el criador de tarántulas alemán Matthias Köhler.

Von Wirth describe a las tarántulas como animales fáciles: "La mayoría de las especies necesitan una temperatura de 20 a 25 grados y un alto grado de humedad", afirma. La mayoría de las veces no es necesaria una lámpara que dé calor: la humedad alta se puede alcanzar rociando agua por las mañanas. Estos animales tampoco necesitan mucho cuidado: deben ser alimentados cada cuatro a cinco semanas con algunos grillos.

Dependiendo de las especies, las tarántulas pueden ser incluso un animal fácil para quienes buscan su primer mascota. Sin embargo, hay algunas especies más difíciles porque comen mal o son muy agresivas. Para tener una tarántula así hay que tener más experiencia. Pero hay varias especies ideales para personas sin experiencia previa.

Lo que deben tener en claro quienes quieran llevarse una tarántula a casa es que no son mascotas para mimar. El encanto de contar con uno de estos animalitos reside en observar sus hábitos naturales, pero no es una mascota para crear un lazo de ningún tipo. Tampoco hay que sacar a las tarántulas del terrario, porque eso las estresa mucho.

En general, las mordidas de la tarántula venenosa no son peligrosas para las personas. La Sociedad Aracnológica apunta que es poco frecuente que se produzca una mordida. Y si sucede, la mayoría de las veces la consecuencia son reacciones de corto plazo como ardor, enrojecimiento e hinchazón, similares a las que provocan las picaduras de otros insectos.

Es importante adquirir las arañas en tiendas serias y especializadas donde uno se pueda informar bien acerca de qué especie se está llevando a casa.

En algunos pocos casos, las tarántulas pueden requerir de la atención de un veterinario. Muchas personas no visitan al veterinario porque no saben que hay algunos especializados en este tipo de animales. Sin embargo, por lo general, los veterinarios especializados en reptiles saben qué hacer con una tarántula.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas