La venezolana Isabela Ramos Cano se abre paso en Miami
La venezolana hoy en día emprende en Miami como diseñadora y como health coach

La venezolana Isabela Ramos Cano, fundadora de la marca de trajes de baño Oh Lala! Beachwear, ha decidido emprender en Miami. Además de desarrollar su línea, ahora también se desempeña como health coach.

La modelo concedió una entrevista a DIARIO LAS AMERICAS, en la que reveló los motivos que la llevaron a convertirse en health coach, y converso sobre cómo ha crecido como venezolana en Miami y cómo balancea su ocupada vida.

Qué te motivó a certificarte como health coach?

Desde muy pequeña mis padres nos incentivaron a comer y vivir balanceadamente, gracias a Dios crecí en un hogar muy bonito, lleno de energías positivas y mucha paz, en donde mi mamá siempre nos enseñó a comer saludable, sin extremos, así como también a hacer ejercicio.

Desde muy pequeña hice gimnasia rítmica y jugué futbol, luego, cuando empecé la universidad nació mi pasión por correr, la cual conservo y practico hasta hoy día, sumada a otras actividades como ir al gimnasio y hacer yoga.

Ese amor por los deportes y la vida sana siempre prevaleció en mí, y hace cuatro años decidí, luego de culminar mi carrera y graduarme de Abogacía, mudarme a Miami y modelar de la mano de una agencia internacional. En este medio me di cuenta de que no solo se hace mucho énfasis en una figura “perfecta”, también me sorprendió la poca importancia que se le da al bienestar espiritual y a la salud como tal. Eso sumado a la mala calidad de los alimentos extremadamente procesados que consumimos aquí en Estados Unidos fue un tema que viví, sufrí y me preocupa inmensamente. Esto me impulsó a estudiar más sobre el tema, a certificarme como health coach, no solo por mi curiosidad y para ayudarme a mí misma, sino para ayudar a los demás con la misión de demostrarle al mundo que no importa como luzcas externamente, primero hay que darle importancia a nuestra salud, a mantener un balance y ese bienestar se va a reflejar positivamente en nuestro exterior.

¿Qué es lo que más te gusta de esta profesión?

Ayudar a los demás. Actualmente se vive una tergiversación de los mensajes que muchas personas transmiten, dando a entender que un cuerpo sano tiene que lucir de cierta manera, o tiene que entrar dentro de ciertos parámetros de belleza creando mucha frustración y alimentando la inseguridad de muchas personas. Por medio de mi trabajo he podido demostrar y explicarles a mis clientes que no hay un solo patrón de belleza. He podido ayudar tanto físicamente como emocionalmente a muchas personas, dándoles ideas claras y ayudándolas a entender que lo más importante es sentirte bien consigo mismo, estar sano y en paz.

¿Te parece difícil compartir tu día a día en las redes sociales?

Disfruto mucho mi trabajo, el cual incluye pasar mucho tiempo en las redes sociales. Hoy en día, éstas son un arma de doble filo. Aunque funcionan negativamente en muchos aspectos, nos ayudan también positivamente como medio de publicidad, de conexión con las personas que comparten los mismos intereses. Crean una relación más directa con el público y me encanta compartir mis recetas y estilo de vida para inspirar a otras personas. Claro, siempre tomo cuidado a la hora de compartir mis experiencias, pero nunca dejo de disfrutar el momento presente, que es realmente lo más importante.

¿Cómo concilias este trabajo con llevar tu marca de trajes de baño?

Los llevo de la mano. Son dos proyectos que espero continuar y ver crecer por muchos años más. A pesar de haberme estudiado Abogacía, mi verdadera pasión siempre fue la moda y la vida saludable. Soy modelo, así que estos dos elementos, la moda y la salud, son claves en mi vida. En estos últimos años, con mucho esfuerzo logré hacer de lo que me apasiona un trabajo. Y me siento muy afortunada de hacer lo que realmente me hace feliz. Es importante que siempre estemos en la búsqueda de hacer lo que realmente nos apasiona, lo que nos hace sentir completos y felices, lo que nos da la ilusión y las fuerzas de despertarnos día a día con las mejores ganas, si no lo has encontrado, sigue buscando y algún día lo encontrarás.