Si abre una lata de atún y sólo consume la mitad, no guarde el resto dentro de esa misma lata en la nevera. Es fundamental colocar lo que quiera conservar en otro recipiente, idealmente, en algo de porcelana o de plástico que tenga tapa.

La fruta y los tomates, como otros alimentos ácidos, reaccionan muy rápidamente al metal de la lata. Lo mismo sucede con los hongos. Si los deja en una lata, se puede alterar el sabor.

Además, es bueno observar cómo es el sellado de estos productos. Si la tapa de un frasco, por ejemplo, no está cerrada al vacío, mejor no ingerir la conserva. Lo mismo se recomienda si el líquido de la lata o del frasco tiene un color extraño.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas