Las articulaciones rinden muchísimos esfuerzos y frutos a lo largo de una vida, con lo cual tienen sus buenas razones para estar "cansadas" al pasar los años. En Medicina ese desgaste, en su estadio máximo, se denomina artosis, un mal que por lo general afecta las rodillas y caderas.

- ¿Qué factores fomentan la aparición de una artrosis?

La falta de movimiento y la obesidad están entre las principales causas, explica el especialista Ramin Nazemi. Cargar mal y sobre todo un único lado del cuerpo también puede producir daños en las articulaciones. Pero también puede haber una predisposición genética o enfermedades como la osteoporosis, que alienten la aparición de esta problemática.

- ¿Cómo me doy cuenta de que la padezco?

Una de las primeras señales de alerta suele ser que por la mañana cuesta arrancar. Cuando uno se levanta y el cuerpo parece como oxidado y sólo se pone en movimiento después de un rato, puede ser un primer indicador de artrosis. Otras alertas son los dolores en las rodillas y caderas al someterlas a alguna carga. Otra de las cosas que pueden suceder es que cueste estirar por completo la articulación de la rodilla.

- ¿Qué hacer?

Observar cómo evolucionan las dificultades mientras se reducen las cargas. Esa es la recomendación de Nazemi. Si los dolores persisten, hay que acudir al médico. No necesariamente será una artrosis. Podrían ser problemas musculares.

- ¿Se puede erradicar la artrosis con alguna terapia?

No, no es una enfermedad que pueda curarse, pero en muchos casos los dolores pueden reducirse considerablemente y, además, evitar un desgaste acelerado de las articulaciones. El punto central de cualquier terapia será el movimiento, no la quietud. La gimnasia especialmente diseñada para estos casos y los deportes que no suman cargas adicionales a las articulaciones, como puede ser la bicicleta o la natación, son una gran ayuda contra la artrosis, sobre todo en sus primeras etapas. Fortalecerá las articulaciones.

- ¿Se recetan medicamentos?

Sí. Pueden ser calmantes, ya sea en forma de pastilla o de inyección. También hay geles y pomadas. Dependerá de cada caso qué se recomienda.

- ¿Cuándo se hace necesario operar?

Si la artrosis está avanzada y los dolores son muy fuertes, la falta de movimiento puede llegar a impactar mucho en la calidad de vida, de modo que la única salida será una operación. A veces la artrosis que afecta por ejemplo una rodilla puede llevar a que la persona desarrolle modos de caminar rengueando y eso, a su vez, podría impactar en la columna. Para evitar mayores estragos, puede ser útil evaluar la posibilidad de una operación.

- ¿Qué alternativas existen para no operarse?

Esa es una pregunta que cada uno puede plantearle a su médico, que también será el que mejor pueda explicar qué posibles complicaciones existen a la hora de operar. Muchas veces sucede que la fisioterapia y otras medidas como los tratamientos con calor no son lo suficientemente efectivos.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas