En el mundo moderno, que se mueve cada vez más rápido, el deseo de todos los emprendedores y ejecutivos, es poder ser más productivos. Incluso los millenials, leen infinitos libros sobre cómo lograr más cosas, sin entender que la clave está en la autodisciplina, en el manejo de tiempo y en minimizar las distracciones, así lo asegura la página web sobre emprendimiento, Entrepreneur.

Hay muchas maneras de lograr aumentar la productividad, pero si manejas estas tres claves, seguro se te hará más fácil.

No utilices el teléfono ni el e-mail a primera hora de la mañana. Este es uno de los hábitos más difíciles de cambiar, pues muchos acuden directamente a revisar el teléfono para ponerse al tanto de los e-mails y las redes sociales. Sin embargo al hacer esto, se deja de prestar atención a lo más importante, uno mismo. El prestar atención a nuestra alma y nuestro cuerpo, concientizar nuestra respiración y movimientos, ayuda en gran medida a tener mejor concentración durante el día.

Trabaja en bloques de tiempo. Esto parece bastante simple, sin embargo el cambio que logra en los niveles de productividad es abismal. Vivimos en un mundo lleno de distracciones, si nos proponemos seccionar nuestro tiempo, y otorgar un espacio solo para descanso y ceder ante las distracciones, será más fácil concentrarse en el tiempo de trabajo.

Utiliza el poder de los descansos durante el día. Si bien las largas horas de trabajo son necesarias para mantenerse a la altura del mundo laboral moderno, no sirve de nada pasar horas sentado en el escritorio sin descansar pues esto puede causar agotamiento cerebral que repercute directamente en la productividad. Para solucionar esto se recomienda trabajar 50 minutos y tomar 10 para caminar, estirarse o respirar profundo.

 

Deja tu comentario