Los azulejos fueron la solución perfecta para la cocina durante décadas. Todos los elegían para cubrir la superficie entre la mesada y los estantes. Ya fueran marrones, verdes o blancos, se impusieron por ser prácticos a la hora de la limpieza. Pero, pasado el tiempo, muchos se cansaron de ver siempre lo mismo, incluso en su propia casa. ¡Y no hay por qué esperar a la mudanza para cambiar!

De hecho, reemplazando los azulejos de una cocina todo el ambiente puede dar un giro espectacular.

¿Por qué no probar otros materiales? Hay algunos que son igual de macizos e higiénicos y que, al mismo tiempo, estéticamente resultan mucho más modernos. ¿Ejemplos? El vidrio, el metal, el mármol, la madera y los empapelados pueden ser buenas alternativas. Cuanto más sobrios sean los muebles de la cocina, más llamativos pueden ser las paredes de ese sector. Algunos consejos:

- Frentes de vidrio: Lo bueno es que se les pueden hacer impresiones digitales, con lo cual se abre una enorme posibilidad de colores y de diseños. Si el frente va acompañado de una buena iluminación, puede hacer lucir muy bien una cocina. Además, los frentes de este tipo suelen estar fabricados con vidrio seguro, de modo que son bastante resistentes y, si reciben demasiado peso, se quiebran en pedacitos sin filo.

Pero atención: al ser fabricados de ese modo especial, uno debe saber bien, al encargarlos, dónde quiere que estén los agujeros que permitirán sostenerlos. Hacerlos después haría que el material se quiebre.

- Empapelado: para la cocina y la sala de baño, lo ideal es el empapelado de vellón. Al menos eso aseguran los expertos consultados, como el CEO del instituto de empapelados de Düsseldorf Karsten Brandt. Los empapelados fabricados a base de fibras textiles, celulosa y papel deberían tener una superficie lavable. En algunos países existen cinco categorías para diferenciar cuán lavable es la superficie y, por ende, cuán resistente el producto a lo largo del tiempo. Para una cocina, donde es inevitable que haya mucha humedad y manchas de grasa, es un punto más que fundamental.

Por lo general, mucha gente elige estampados vinculados temáticamente al espacio: semillas de café, frutas, etc. También son muy demandados los diseños clásicos que remiten a la madera, al mármol o al cemento.

Es curioso: muchos incluso buscan diseños que simulen los azulejos... Van y compran empapelados que a primera vista parecen azulejos. Algunos están tan bien hechos que hay que ir y tocarlos para notar que no son los azulejos tradicionales. La ventaja es que un empapelado es mucho más fácil de retirar, lo que también hace que todo sea un poco más económico. Si cambian las modas, cambia la cocina y listo.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas