¿Cómo se dice: la o el sartén?

Yurina Fernández Noa
Yurina Fernández Noa

yfernandez@diariolasamericas.com

La Sra. Catalina Martínez y el Sr. Leonardo Fernández me preguntan acerca del género de dos sustantivos: sartén y agua.

Pues bien, el Diccionario panhispánico de dudas (DPD), en su edición impresa de octubre de 2005, precisa que este utensilio de cocina para freír, es femenino en el habla culta general de España, y se aclara que su uso en masculino es muy escaso y se restringe al habla popular de algunas regiones. Por eso, la mayoría de los españoles dicen “la sartén”.

Sin embargo, en América, se escucha decir “la sartén” o “el sartén”, ambos géneros son válidos, con predominio del masculino, según el DPD.

En lo concerniente al sustantivo agua (el agua, esta agua, mucha agua), la Real Academia Española (RAE) establece que es un sustantivo de género femenino, pero tiene la particularidad de comenzar por /a/ tónica (la vocal tónica es aquella donde recae la fuerza de la pronunciación: [água]). Y por razones de fonética histórica, se utiliza la forma el del artículo, en lugar de la forma femenina la.

La RAE añade que esa regla es solo para los casos en los que el artículo antecede inmediatamente al sustantivo. De ahí que se diga el agua, el área, el hacha. Ahora bien, si entre el artículo y el sustantivo se interpone otra palabra, la regla queda sin efecto, y se diría la misma agua, la extensa área, la afilada hacha.

NOVEDADES DE LA ORTOGRAFÍA

La semana pasada, vimos como la Ortografía de la lengua española (2010), recomienda un solo nombre para cada letra, y para la v aconseja llamarla uve.

Siguiendo esa lógica de análisis, la Ortografía 2010 señala que, aunque la letra w presenta varios nombres, es preferible la denominación uve doble, por ser uve el nombre común recomendado para la letra v y ser más natural en español la colocación pospuesta de los adjetivos.

Cabe recordar que a la letra w, también, se le llama ve doble, doble uve, doble ve y doble u (este último, calco del inglés double u).

LOS BARBARISMOS

Cuando pronunciamos o escribimos mal las palabras, o empleamos vocablos impropios, cometemos una incorrección denominada barbarismo.

Seguramente, muchos han escuchado decir “aereopuerto” o “areopuerto” por aeropuerto. Es que este sustantivo se compone del prefijo aero-, que significa ‘aire’, más la palabra puerto.

De esta manera, pongo punto final y me despido hasta el próximo sábado.