La guerra económica en Venezuela

Darsi Ferrer
Darsi Ferrer

Todos los días y varias veces al día, además, salen los chavistas encabezados por el alcornoque de Nicolás Maduro a denunciar la supuesta "guerra económica" en contra del pueblo venezolano dirigida, según él, por la derecha fascista liderada por los opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática y por el gobierno de EEUU.

Con esa cantaleta tratan de justificar el vergonzoso desabastecimiento que padece el país, donde escasean desde al papel sanitario, el pollo, la harina, hasta los dólares.

La situación tras 14 años de socialismo XXI, lo que es igual a dictadura autoritaria, es tan caótica que Venezuela está obligada a importar casi el 60% de los productos que se consumen en el país, y PDVSA, el gigante petrolero, ha visto menguar seriamente su producción y liquidez financiera en medio del mayor boom petrolero jamás vivido por esa nación.

La inflación, o sea, la depreciación del dinero alcanza el 50%, y esa constituye la tasa más alta de todo el continente. Al aparato productivo, compuesto fundamentalmente por el empresariado privado y los inversionistas extranjeros, casi lo han aniquilado a golpe de confiscaciones, prohibiciones, deslealtades y trampas que obstaculizan el desenvolvimiento del libre ejercicio económico.

Por su parte, la cuadrilla oficialista maneja la economía del país como un pastel privado, cuya finalidad es sacarle la mayor ganancia personal posible. De hecho, los altos índices de corrupción, malversación, improductividad e ineficiencia, tornan insostenible la dramática realidad en la que está atrapado el pueblo venezolano.

Además de estas circunstancias, la élite gobernante no aclara por qué entrega de regalo alrededor de 10 mil millones de dólares anuales a los hermanos Castro. Ese más que generoso subsidio representa el sustento del que sobrevive parásitamente el régimen castrista.

La dictadura de los Castro acabó con la economía cubana desde bien temprano de su arribo al poder. Ni siquiera dejaron en pie a la industria azucarera y están obligados a importar cerca del 70% de los productos agroalimentarios que se consumen en la isla, aún siendo Cuba un país netamente agrícola. También contribuyeron de modo significativo en el colapso económico de la desaparecida URSS, por la tubería de dinero regalado, alrededor de cuatro mil millones anuales, que le sacaron durante años a los "bolos".

Y a Venezuela le han clavado los colmillos igual que un vampiro a su víctima y no la soltarán hasta que chupen la última gota de sangre de su cuerpo, o sea, hasta que le tumben el último centavo. Esa si es una guerra económica real, la que libran los Castro dilapidando el dinero del pueblo venezolano. En paz descanse la economía de esa nación sudamericana.