MIAMI.- La nostalgia que encierran las viejas casonas de La Habana Vieja se traslada hacia la Capital del Sol bajo la creación del artista español Juan Garaizabal, que devela este 28 de noviembre a las 6:30 p.m. en el Museum Park su escultura Havana´s Balcony, una pieza estructurada en acero que cuenta con 69 pies de altura y que llega bajo el marco del Miami Art Week.

“Durante 10 años había notado que en varios lugares faltaban trabajos sobre los vacíos en la ciudades y las ausencias, pero con Miami nunca había tenido suerte, no me había topado con algún espacio en el que faltaran construcciones, algo que fuera realmente significativo. Pero un día una funcionaria del condado me sugirió que trabajara en una propuesta de pieza pública para la ciudad y así comencé a buscar cuál sería el objeto de mi arte”, expresó Juan Garaizabal a DIARIO LAS AMÉRICAS.

La iniciativa artística surgió de su propia experiencia, y así lo explica el escultor quien ha alcanzado fama internacional por las técnicas del forjado, la electricidad y la carpintería que utiliza en sus variadas obras.

“Cuando me ofrecieron una residencia artística comencé a pensar en la idea de que mi vida en Miami y la sensación social que tenía aquí, era echar de menos el espíritu de ciudad vertical y en la que se podía caminar como en La Habana, en donde la gente está en los balcones y se habla tranquilamente”, reflexionó.

En la vieja Habana encontró su fuente de inspiración, una ciudad que también ha sido la musa de poetas y compositores.

“Ese mundo lento, en el que reina el internet primitivo que son los balcones, me llevó a buscar una estructura que representara al Casco Viejo de La Habana y lo encontré en la Plaza de Armas, y quise traerlo hasta aquí, para saldar las ausencias que tenemos” explicó.

Con una gran presencia y la novedad de incorporar luz LED, la singular obra podrá observarse desde la bahía y también desde múltiples puntos en tierra.

“Es una pieza que por fuerza tiene que ser estructural. Tiene el tamaño de un edificio de seis plantas y es de acero inoxidable de máxima calidad. Está todo trabajado a mano, es totalmente artesanal y he participado en todos los procesos. La pieza se construyó en mi estudio de Madrid y se trajo desmontada en un barco”, agregó.

El lugar en donde descansará la escultura tiene una gran importancia para el artista, y además apunta hacia La Habana, lugar que sirvió de fuente de inspiración para su obra.

“Más allá de la simbología, que la conozco y la siento mía desde hace mucho, un tema que importa es la ejecución de la obra, que es muy escultórica. Todos los ángulos están trabajados y estoy muy contento con la textura, la manera en la que he introducido la luz y el lugar en el que expondré, que es el parque más bonito de Latinoamérica, por su simplicidad y lo bien que está colocado”, resaltó.

Desde su visión, el arte no es más que una herramienta para expresar sentimientos, y en este caso Havana´s Balcony llega como una muestra del sentir que une y también separa a los cubanos de Miami y de la isla.

“Esta pieza significa una manera de entender la ausencia. Mantengo una serie de coordenadas muy claras en mi lenguaje de línea y ocupación mínima del espacio unido a la monumentalidad. Creo que le doy una vuelta de tuerca a lo que es el trabajo sobre la propia obra, la textura, los planos y la escultura como un elemento de 360 grados que tiene que estar muy trabajada”, explicó.

La Habana y su arte

Mientras Havana´s Balcony descansa en la Capital del Sol, Garaizabal trabaja conjuntamente con algunas organizaciones culturales en La Habana para colocar una estructura similar en esa ciudad, para ser un reflejo recíproco del sentir de los cubanos.

“En La Habana he trabajado con la Fundación CIFO y he tenido la oportunidad de ver la localización para posteriormente, en la Bienal o a lo largo de 2017 instalar una pieza que reproduzca un edificio art decó de Miami en el Malecón”, comentó.

Desde su perspectiva, La Habana y Miami son dos ciudades hermanas que guardan muchas historias en común y por ende, son una fuente inagotable para el arte.

“En un artista, que como yo ha vivido la época de la caída del muro de Berlín, esta relación entre La Habana y Miami provoca interés. Hay momentos en la historia en los que uno siente que el futuro va a ser mejor, como sucedió en Alemania después de ese suceso. Parece que hay mucho por hacer, que realmente uno toca fondo y después libera una energía positiva que aporta al proceso creativo”, dijo.

Sobre el momento trascendental por el que transita La Habana, Garaizabal apostó por el desarrollo artístico de la ciudad y aseguró que se convertiría en la meca del arte.

“Ahora hay una oportunidad muy grande de posicionar ambas ciudades dentro del arte. Miami ya tiene un lugar dentro de ese panorama, y estoy seguro de que La Habana terminará siendo la capital cultural de Latinoamérica. Creo que allí hay una serie de condiciones que he visto en otras ciudades, es una mezcla de inquietudes con historia, que como artista me obliga a querer tener una voz de peso”, acotó.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas